Manufactureras ¿pueden enajenar insumos?

No se pueden realizar actividades distintas a las del giro de una empresa, sin embargo, puede ampliarse el objeto social de la misma

Contamos con una empresa manufacturera sin programa alguno y ocasionalmente nos abastecemos de insumos de procedencia extranjera para la elaboración de nuestros productos. De la última remesa de componentes importados definitivamente nos sobró una cantidad considerable de un modelo, por lo tanto, pretendemos venderlos a una compañía interesada en ellos. Nuestro contador manifiesta que no podemos facturar insumos por ser productores de bienes terminados, ¿es cierta esa apreciación?

Resulta correcta la opinión de su contador, pues no se pueden realizar actividades distintas a las del giro de la empresa.

Al respecto, le sugerimos revisar en su acta constitutiva si como parte del objeto social de la corporación está considerada la actividad de la comercialización de bienes, o bien, si refiere la realización de “otras” actividades de manera general, de ser así, no habría problema para celebrar la venta de esos insumos, sobre todo por tratarse de una operación esporádica.

En su defecto, podría ampliarse el objeto social mediante la celebración de una asamblea general extraordinaria con su debida protocolización e inscripción en el Registro Público de Comercio.

No obstante en la práctica, se efectúa este tipo de enajenaciones que no por ser esporádicas, están exentas de cumplir con las obligaciones fiscales respectivas; ahora bien, en algunos criterios jurisprudenciales se ha determinado que las operaciones son válidas aunque no correspondan a actos estrictamente indispensables para cumplir con su giro u objeto social.