México y Brasil logran reformular pacto automotriz

Se logró la implementación de un mecanismo temporal para aumentar las exportaciones de vehículos ligeros
 .  (Foto: IDC online)

Los gobiernos mexicano y brasileño consiguieron ponerse de acuerdo para incorporar al Acuerdo de Complementación Económica (ACE 55) un protocolo transitorio con el que se elevarán las exportaciones bilaterales de vehículos ligeros, informó la Secretaría de Economía (SE) de México.

“Como resultado de las negociaciones se acordó un régimen temporal” que incrementará el nivel de exportaciones de vehículos ligeros “libre de arancel para cada país, por un periodo de tres años”, precisó la dependencia en un comunicado.

Para el primer año, el monto de exportaciones será de 1,450 millones de dólares, el cual subirá en el segundo y tercer año a 1,560 millones de dólares, y 1,640 millones de dólares, respectivamente.

“Una vez transcurrido este periodo se continuarán aplicando todas las disposiciones del ACE 55 como hasta ahora; es decir, habrá libre comercio para vehículos ligeros”, agregó el documento.

En cuanto a vehículos pesados se acordó que se llevarán a cabo consultas para alcanzar un acceso recíproco y la homologación de las normas técnicas y ambientales.

“México estuvo dispuesto a escuchar y considerar a su socio comercial (Brasil) para hacer frente a los retos que le impone la situación económica internacional, siempre acompañado y escuchando a la industria automotriz mexicana”, aseguró la Secretaría de Economía.

Con esta negociación, México “logra preservar el ACE 55 y negociar un régimen transitorio con valores incrementales únicamente por un período de tres años, para regresar al libre comercio transcurrido dicho plazo, y evitar la denuncia” (abandono) del acuerdo, se justificó la dependencia.

En febrero pasado México manifestó que no tenía intención de modificar el ACE 55 que tiene con Brasil desde 2003, sin embargo funcionarios de la Secretaría de Economía tuvieron que ceder ante las inquietudes de sus pares brasileños en cuanto al intercambio de vehículos ligeros, toda vez que Brasil amenazaba con retirarse del acuerdo.

La controversia surgió porque el gobierno brasileño veía lesionada su economía debido a que en los últimos dos años se ha generado un creciente déficit en el comercio de vehículos ligeros con México, en contraste con el notable superávit que tuvo Brasil en los primeros seis años del ACE 55.