Exportaciones en declive: CEFP

Los precios al productor en México aumentaron pese a las variables económicas e incertidumbre financiera y políticas monetarias
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados reveló que México está en una fase en la que las exportaciones se deterioraron debido a la baja en las ventas petroleras y no petroleras.

De acuerdo con el informe denominado “La industria manufacturera y el entorno económico externo” la baja en las exportaciones petroleras se redujo por la caída del precio del crudo desde la segunda mitad de 2014 y la desaceleración de las exportaciones no petroleras; además, la producción manufacturera de México se encuentra altamente correlacionada con la de Estados Unidos (aproximadamente 80 %) por la proveeduría mexicana de productos manufacturados.

Con lo anterior, fue predecible anticipar que la demanda estadounidense en los primeros meses del año repercutió en el país con la baja de pedidos y un menor avance del Indicador de Pedidos Manufactureros (IPM).

En el caso del Markit, se “estimó una baja en el nivel del IPM de 53.6 % en mayo a 51.1 % en junio; mientras que el Inegi reportó una disminución de 52.2 % a 51.9 %”, por ello, el CEFP puntualizó que “pese a este menor crecimiento, el IPM se mantiene en terreno positivo, por lo que se sostiene el nivel de producción, en tanto que el personal ocupado disminuyó ligeramente (0.2 %)”.

Las cifras de junio indicaron una nueva presión en los costos promedio en el sector, lo que es comprobable con el Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) que registró una tendencia ascendente desde los últimos meses de 2014; en contraste con el mismo mes de 2016, que tuvo un incremento del 5.62 % anual debido al repunte en los precios internacionales de insumos para el sector y la volatilidad cambiaria.

En conclusión, el documento enfatizó sobre la necesidad de México de continuar desafiando la demanda externa menor, la cual repercute en la baja de exportación, impacta la volatilidad de los mercados financieros y del tipo de cambio.

“México tendrá que seguir fortaleciendo su demanda interna para amortiguar los efectos negativos del exterior. Así, el flujo de datos de variables económicas clave en los próximos dos meses será fundamental para prever el perfil de la ruta del crecimiento del sector manufacturero mexicano y, en su caso, la toma de decisiones de la política monetaria y fiscal”.