TPP exige reformas en la propiedad intelectual

El acuerdo comercial del bloque, requiere el reconocimiento de las marcas no visibles, distintivos geográficos y certificación del ISO
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Por Guadalupe Cadena

El Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP por sus siglas en inglés) constituye una oportunidad para que México fortalezca sus leyes de propiedad intelectual, debido a que se deberá adoptar nuevas figuras respecto a las marcas, licencias y patentes.

El acuerdo implicará que el país configure el reconocimiento de marcas no visibles y de marcas de certificación, lo que significa en el primer caso salvaguardar productos olfativos o auditivos (perfumes y los tonos de celular) y en el segundo, se requiere actualizar las leyes para dar estatus de marca de certificación a distintivos como el ISO 9000 y el 100% algodón.

Los especialistas de la consultora Clarke, Modet & Co México, Ana Albarrán y Eder Gutiérrez coincidieron que lo anterior no tiene precedentes en el país, por lo que advirtieron de la necesidad de actualizar el marco normativo necesario que permita cumplir con los compromisos del nuevo bloque comercial.

Las leyes sujetas a modificación son en materia de Propiedad Industrial, Derechos de Autor y Federal de Variedades Vegetales. Además, Albarrán notó que el tratado incluye la figura de indicaciones geográficas que constituyen un signo de identificación de un producto de calidad tal como es el calzado producido en Guanajuato.

Asimismo, el TPP prevé la protección de los candados de programas de cómputo con la novedad de que se deberá salvaguardar legalmente al mismo candado, para hacer que las medidas de protección tecnológica sean efectivas.

Respecto a las garantías a farmacéuticas de patente, el marco jurídico necesita actualizarse debido a que en caso de retrasos irracionales en los trámites para los registros y sean imputables a las autoridades, se tendrá que otorgar una prórroga al afectado.

Para los datos de prueba no divulgados de carácter clínico -aquellos que son presentados por los laboratorios farmacéuticos a las autoridades para demostrar la seguridad de los medicamentos- tendrán que ser protegidos respecto a terceros que quieran conocerlos, como lo son laboratorios y empresas de medicinas genéricas.

En ese sentido, Gutiérrez resaltó que la reserva será de cinco años para el caso de fármacos de nuevas moléculas y de ocho años para los medicamentos biotecnológicos; sin embargo, dicho criterio se incluyó desde 1994 en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero México no aplicó.

En el tema de derechos en informática para los proveedores de servicios de Internet, se estableció que las empresas tendrán que colaborar con todos los recursos a su alcance para eliminar, destruir vínculos o bien aplicar cualquier otra forma de deshabilitación de contenidos que violen los derechos de propiedad intelectual.

Finalmente, ambos expertos consideraron que en lo que transcurren los procesos electorales en Estados Unidos, México tiene tiempo suficiente para actualizar su marco normativo.