TLCAN y arancel a exportaciones ¿riesgo para México?

¿Se pueden elevar los impuestos de exportaciones para México en Estados Unidos, como propuso Trump?
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Por Estefanía Camacho

El gobierno y los empresarios mexicanos coincidieron en identificar al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) como el mayor objeto de riesgo tras las elecciones estadounidenses, en una proporción de tres a uno sobre el siguiente mayor riesgo: la construcción del muro, de acuerdo con una encuesta realizada por FTI Consulting Group previo a las elecciones norteamericanas.

Además, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, mencionó durante su campaña hacia la presidencia que impondría aranceles de 45% sobre todas las importaciones de China y del 35% a estas operaciones provenientes de México.

#PodcastIDC Así impacta Trump al comercio exterior

“En gran medida, los empresarios mexicanos tienen razón en considerar (69% de ellos opinaron en ese sentido) que uno de los mayores riesgos para la economía mexicana tras la elección de Donald Trump es la eventual renegociación del TLC, sin descartar incluso, aunque ahora parece poco probable, su cancelación”, dijo entonces el Senior Managing Director en México de FIT, Sergio Díaz.  

Principalmente, la salida de Estados Unidos del TLCAN afectaría al sector automotriz y el aeroespacial, pues están profundamente desarrollados en una integración regional a partir del TLCAN, de acuerdo con el Director General de la firma LIT Group, Carlos Aguirre.  

“Yo no pienso que sea malo, el comercio en México existe antes del TLCAN y seguramente existirá después del TLCAN. No podemos negar que existe una integración natural entre ambos países que se ha dado desde antes de que nos llamáramos México. Tal vez las reglas cambien, pero puede haber una oportunidad”, consideró Aguirre.

¿Se pueden elevar los aranceles a 35% a México y a China?

Esto podría resultar contraproducente pues de hacerlo en industrias, como por ejemplo la automotriz tendría un efecto inflacionario, un efecto de traspasos de precios y afectaría la calidad de vida de los ciudadanos estadounidenses acostumbrados a consumir bienes finales con un costo bajo, analizó Oscar León Islas, economista y académico de la UNAM.

“Porque en México se manufacturan y exportan bienes con precios que son bajos para ellos.  En términos de costos, importar insumos o componentes desde México con un sobreprecio de 35% afectaría la competitividad de los bienes producidos ya en EU que tuvieran como destino su mercado interno”, explicó León Islas.

Además, aseveró que el retiro o denuncia de TLCAN no significa una carta blanca para imponer tarifas arancelarias exclusivas contra México, ya que Estados Unidos forma parte de la Organización Mundial de Comercio donde se acordó un arancel máximo consolidado.

“No solo tendría que denunciar el TLCAN, sino salir de la OMC, que tendría efectos en el comercio internacional global. Un eventual alza en aranceles de EU hacia México en materia automotriz u otras industrias, tendría reacciones por parte de la Secretaría de Economía para imponer medidas que van desde la fijación de cuotas compensatorias e incrementos en aranceles. Parecido contra las importaciones de acero china”, añadió el también el consultor Independiente en temas de inteligencia comercial.

En 2015 se acordó imponer un arancel a las importaciones de acero provenientes de países con los que no se tienen acuerdos internacionales como China, para frenar la entrada de este material con un precio menor al de su costo de producción en México.

“Lo que está en juego es que si Estados Unidos adopta políticas proteccionistas, pues dislocaría las corrientes de comercio y de inversión internacionales en el marco de la OMC y una postura aislacionista (como la que tenía previa a la primera guerra mundial), esto significaría para ellos ceder el espacio en la geopolitica para el ascenso de potencias como China”, consideró Oscar León Islas.

Finalmente, el efecto para México sería catastrófico, analizó al tomar en cuenta que algunos expertos  hablan de una caída en el PIB del 3% y sería como resultado de descompondría el comercio de industrias como la automotriz, la eléctrica y electrónica o dispositivos médicos que desde el país se exporta hacia el país del norte.