Frenar aranceles de Trump en la OMC tardaría años

Los mecanismos que utilizaría México llevarían un largo proceso de resolución y las medidas `espejo´ desencadenarían una guerra comercial
 (Foto: AFP)  (Foto: Redacción)

Por Estefanía Camacho y Allan Morgan

Las amenazas del presidente estadunidense, Donald Trump, parece que no van a terminar en un corto plazo, por lo que la mayoría de los mexicanos se preguntan ¿qué puede hacer el gobierno para frenar los ataques y posibles imposiciones de nuevos o mayores aranceles de nuestro mayor socio comercial? 

La respuesta estuvo con nosotros desde que México entró a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y lamentablemente no es alentadora, ya que cualquier tipo de mecanismos que se utilice para denunciar al vecino del norte tardará varios años en concretarse.

De acuerdo con diversos especialistas consultados por IDC, uno de los posibles contrataques que podría implementar México es acudir –de primera instancia y antes de su posible disolución – al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y alegar una falta de cumplimiento del instrumento internacional; pero Estados Unidos también puede recurrir a un mecanismo de solución de controversias que viene incluido en el Tratado lo que desencadenaría una contienda legal extensa.

“El TLCAN tiene mecanismos para la solución de controversias que no han demostrado ser demasiado efectivos, pero se podría en algún momento impugnar una medida unilateral a través de ello”, puntualizó el especialista en comercio internacional de la firma Anton Rioja y colaborador de Quorum Consulting Precios de Transferencia, Alberto Ruiz Rioja.

No obstante, ese no es el único camino que tiene México, suponiendo que Estados Unidos crea un arancel especial del 20% a las importaciones mexicanas que impongan condiciones distintivas de carácter discriminatorio a la importación de mercancías sin una debida justificación, se llegaría a incurrir en una violación de un principio de la OMC conocido como “Trato nacional”.

“En esos casos, México podría llegar al mecanismo de solución de diferencias de la OMC, como ya se ha hecho en el pasado, y alegar una violación a este principio para precisamente buscar si la organización mundial de comercio dentro de su sistema autoriza a México la adopción de represalias o medidas tendientes a contrarrestar esa disposición”, puntualizó el experto.

Sin embargo, interponer este tipo de mecanismo para la solución de diferencias ante la OMC puede tardar años y mientras tanto el efecto económico indeseable ya se produjo.

En ese tenor, Alberto Ruiz indicó que en todos los escenarios la mejor solución en un conflicto de esa naturaleza es la negociación y consenso, pues al llevar un caso a los foros económicos internacionales se puede ganar perdiendo, como le sucedió a México en el “embargo atunero”.

“Un ejemplo clásico de esto es el embargo atunero, que ocurrió cuando EU despreció las importaciones de atún de origen mexicano alegando en su momento una supuesta violación ambiental porque en la captura del atún también se mataban delfines".

"El asunto llegó hasta el mecanismo de solución de diferencias de la OMC y el organismo acabó por darle la razón a México de que la medida no era en realidad justificable desde el punto de vista técnico.  Pese a todo lo anterior esto llevó años y hasta la fecha no queda claro que en este momento estén fluyendo de manera normal las ventas de atún hacia los EU”.

Contrataque con medidas “espejo” ¿viable?

Uno de los puntos que mayor relevancia tomaron partida fue el de responder con la misma medida a los Estados Unidos, pero según expertos en la materia esto desencadenaría una guerra comercial que traería consecuencias graves a nuestro país.

“Esas medidas espejo, en el comercio internacional, nunca son recomendables porque al final de cuentas se desata una guerra comercial que va a traer consecuencias, no nada más para los dos países involucrados, sino también en el ámbito internacional”, mencionó Rodolfo Sánchez de la Vara, coordinador de la licenciatura de Negocios Internacionales de la Universidad Iberoamericana.

De igual forma, el experto de QGC, Alberto Ruiz señaló que México correría el riesgo de que Estados Unidos interponga un recurso ante la OMC  -como el antes mencionado- y así se tuviera que enfrentar otro problema como anteriormente ha ocurrido cuando EU llevó un caso de violación al principio de Trato nacional de los productos sujetos a pago de IESPS, por el famoso escándalo de productos endulzados con productos distintos al azúcar.

Además el catedrático de la Ibero precisó que ambos países tienen elementos para llegar a un enfrentamiento legal internacional, pero estas acciones mermarían la competitividad y no le convendría a ninguna nación.

”Si se lleva a cabo estamos en vísperas de, ya no le diríamos una nueva etapa del comercio internacional, sino de guerra comercial entre dos países”.