Eliminación de aranceles ¿viable?

La reducción de aranceles debe verse como parte de una política integral que facilite el acceso a medios de producción a costo razonable

El licenciado Carlos F. Aguirre Cárdenas, Abogado. Director de LIT Group, Miembro de la Comisión de Comercio Exterior del Colegio de Contadores Públicos de México y autor del libro, ?El Comercio de Bienes en los Tratados de Libre Comercio?, considera que son diversos los elementos que convergen en el escenario del comercio exterior para 2009, la mayoría poco favorables, de acciones y contracciones, para los cuales se debe estar preparado como país.

PANORAMA INTERNACIONAL DE CRISIS GLOBAL

No es necesario ser experto para comprender cómo afecta al comercio exterior la nueva realidad de recesión en países industrializados, cuando alrededor del 80% de las exportaciones mexicanas son destinadas a los EUA, y en donde el impacto negativo se ha reflejado en el desempeño de sectores completos (como el automotriz)1 que durante años han sido uno de los pilares del desarrollo económico ?no petrolero? de México.

Es del conocimiento público que, por ejemplo, las tres grandes ensambladoras de vehículos en los EUA se encuentran en crisis, en una situación que permea a sus subsidiarias y proveedores en México.

Ahora bien, considerando que los tiempos de crisis representan la impostergable necesidad de adecuar estructuras de negocios y eliminar costos innecesarios de operación. Es tarea de cuestionar lo que se hace y definir si se puede hacer mejor y con menos recursos, así como identificar otras oportunidades de optimización de costos (por ejemplo, con una mejor planeación logística o negociación en contratación de servicios). Es innegable que no se vive en tiempos de bonanza y debe adaptarse a los mismos.

Como respuesta a la crisis y pérdida de empleos, han resurgido las voces en los EUA que claman por denunciar el TLCAN, con el consecuente impacto al comercio exterior de México. Considerando, sin embargo, que la administración Obama tendrá que sortear tareas de mayor prioridad económica y de política internacional previo a la revisión o denuncia del TLCAN, además de que la oposición al acuerdo no puede ser mayor a la vivida antes de su entrada en vigor, hacia la primera mitad de la década pasada.

Es precisamente por esas prioridades y por el cambio de rumbo de la administración de los EUA, que temas de impacto para México podrían diferirse. Se refiere a la ratificación pendiente de diversos tratados de libre comercio (TLC?s) negociados por la administración Bush con países latinoamericanos (Colombia, es el caso más conocido, también pendiente Perú y Panamá), que, aun cuando se perciban alejados al entorno nacional, pueden tener el efecto de competencia por el mercado de los EUA con exportadores mexicanos y de captación de inversión extranjera.

Propuestas

Ante el escenario que se presenta, se considera oportuno lo siguiente:

  • como país, la necesidad de replantear el esquema de negociación basado en el TLCAN, promover la agilización y modernización de temas relacionados con origen y certificación, que realmente hagan benéfico el intercambio comercial planteado en los diversos TLC?s suscritos. Hasta el momento no se ha considerado qué pasa alrededor de las negociaciones internacionales en el mundo, en donde se tienen claros ejemplos de cómo las reglas evolucionan y el modelo TLCAN se ha agotado (como lo son los acuerdos suscritos por los EUA con Australia, Chile y Centroamérica)
  • no se trata de una simple ?modernización? de nuestra base de negociación internacional, sino de realmente alcanzar el objetivo de los TLC?s. Se tienen ejemplos como el del acuerdo
  • con Japón, que son una muestra clara de cómo se puede ?complicar? el intercambio comercial, al prever sólo una forma de certificación de origen (por embarque y previa oficialización)
  • como empresas, es necesario empezar a diversificar mercados, buscando aprovechar los acuerdos comerciales suscritos con países latinoamericanos y con Europa, ante la caída del principal mercado de exportación (EUA) para México

PANORAMA NACIONAL

En el ámbito nacional, se sabe que una de las estrategias de la administración para hacer frente a la crisis mundial tiene que ver con la apertura unilateral en materia arancelaria. En reiteradas ocasiones se ha expresado en los medios que, como país, se debe rechazar el proteccionismo. No somos partidarios del proteccionismo, pero tampoco del libre mercado a ultranza, pero conviene considerar que debe prevalecer un equilibrio entre ambos.

Como parte de las acciones que la Secretaría de Economía ha difundido en el medio del comercio exterior para cumplir con la estrategia comentada, está la reducción unilateral en dos etapas de los aranceles de Nación Más Favorecida ?NMF? (aplicados a países con los que no se tienen acuerdos comerciales), para llevar, por ejemplo a mercancías con un arancel actual de hasta 9% a estar libres de arancel en la primera etapa y los que actualmente tienen un arancel del 10% a estar exentos de arancel en la segunda.

Apertura unilateral que va ligada a la intención de eliminar los Programas de Promoción Sectorial para 2011 y programas de exención de aranceles (entendiéndose, al IMMEX, aunque, es de considerar, ésto no debe ocurrir sin efectuar modificaciones en materia fiscal, específicamente, en relación con el impuesto sobre la renta y el impuesto al valor agregado).

Todo ello, con la finalidad de disminuir el costo operativo para las empresas, simplificar la labor del gobierno, crear un ambiente propicio para la captación de inversión y, lo que se conoce como ?tarjeta de presentación? del libre comercio, el beneficio en variedad, calidad y precio de productos al consumidor.

Si bien se considera que algunas de las medidas propuestas son, sin duda, importantes, como la automatización de procesos y la facilitación de documentación para exportación, en opinión personal es que la reducción de aranceles unilateral, por sí sola, no resolverá los problemas de competitividad de México.

La reducción de aranceles debe llevarse a cabo como parte de una política integral que facilite el acceso a los medios de producción a costo razonable (energía eléctrica, combustibles), un ambiente de negocios favorable, un cambio en la política laboral y una simplificación fiscal,2 lo que, incluso, es apropiado mejorar antes de emprender una eliminación unilateral de aranceles.

De otra manera, lo que puede ocurrir (así se ha experimentado en los últimos años) es que economías que ofrecen esas condiciones (como China y la India) seguirán captando inversiones (incluyendo mexicanas o las que antes radicaban en el país) y generando empleos en dichos países. Sin empleo, desde una perspectiva personal, el número total de ?consumidores? se reduce y, a pesar de que exista mayor oferta, variedad y precios en el mercado, de poco servirá si no hay quien consuma.

______

Notas:

1 Según cifras de la Asociación Mexicana de Industria Automotriz ("AMIA"), el 70 % de las exportaciones de vehículos ensamblados en el país se exportan a los EE.UU., quien, su nivel de ventas, ha tenido una disminución del 18% en este año, en comparación con 2007.

2 En el índice de competitividad del Banco Mundial para 2008, México se ubicó en la posición 60 de 134, bajando 8 posiciones con relación a 2007. Para evaluar la competitividad no sólo se consideran aspectos económicos, como podrían ser consideradas las medidas de apertura unilateral, sino también aspectos como las instituciones (lugar 97), eficiencia en el mercado laboral (lugar 110), excesiva regulación (121), costo para negocios por criminalidad y violencia (125), crimen organizado (127), en donde todavía hay mucho por hacer