Minimizan impacto del TLC en productos

La Sagarpa y la SE señalaron que el TLC ha beneficiado al consumidor en disponibilidad de más productos y dinamismo en el sector agrícola

Pese a las inconformidades por parte del sector agrícola en Nuevo León y en México, las delegaciones de la Secretaría de Economía y de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) en Nuevo León minimizaron el impacto de la desgravación en algunos productos del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Manifestaron que el TLC ha beneficiado al consumidor en la disponibilidad de más productos y en un dinamismo del sector exportador agroalimentario sobre todo en frutas y verduras, al tener acceso a un gran mercado regional, así como un crecimiento en la tasa exportadora agroalimentaria de casi 10 por ciento al año y una reducción en el grado de dependencia del 12 por ciento de 1990 a 1996 a 6.3 en el 2006.

Además, apuntaron que la desgravación se ha hecho de forma gradual, por lo que no puede haber una afectación.

Agregaron que México es autosuficiente respecto el maíz blanco y el frijol.

Pero, también hay algunos sectores, como en algunos grano, y carne de bovino que han mostrado un crecimiento bajo, a partir de su liberación arancelaria total, debido a que han tenido que enfrentar una mayor competencia en el mercado nacional.

Por otro lado, los productos como el pollo y los carnicos no tendrán un alza, sino un aumento de acuerdo al mercado, pero apuntaron que no obedece a la apertura del TLC.

Asimismo, descartaron un incremento en los productos de la canasta básica, como la leche y tortilla, ya que los productores de ésta continúan con el pacto en beneficio a la economía para mantener el precio del kilo de ese alimento.

Al respecto, Arturo Salinas, delegado de Economía, indicó que no existe un país totalmente autosuficiente, por lo que cada uno tiene problemas en diversos sectores.

Además, los funcionarios federales apuntaron que para este 2008 las metas se encuentran en incrementar la producción de caña de azúcar y de frijol, mediante el fortalecimiento de planeación, organización, concertación y corresponsabilidad entre las diferentes instituciones y agentes involucrados en las cadenas agroalimentarias.

Fuente: El porvenir