TIGIE se igualará a la de los EUA

La reducción arancelaria que recientemente se hizo entre México y EUA para promover las inversiones, ha causado cierta incertidumbre

Recientemente la SE hizo una declaración sobre una reducción arancelaria entre México y los EUA para promover la atracción de inversiones, la cual ha creado cierta incertidumbre en relación con la existencia de una lista exclusiva para los productos estadounidenses en la tarifa mexicana.

Cabe aclarar que ésta y otras declaraciones (en diversos medios de comunicación) no han versado sobre una nueva norma sino del ?Decreto por el que se modifica la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación? ?TIGIE? publicado en el Diario Oficial de la Federación el 24 de diciembre de 2008, regalito que, entre otras novedades, implementó la reducción arancelaria durante el período del 1o de enero de 2009 al 1o de enero de 2013, a la importación de productos provenientes de los 151 países que integran la Organización Mundial de Comercio (OMC), naciones que no proporcionan ningún beneficio arancelario a México al no tener suscrito un Tratado de Libre Comercio.

Además, México no podría disminuir aranceles a los productos que ya están desgravados casi en su totalidad por beneficio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte ?TLCAN? (excepto el listado publicado el 18 de marzo de 2009, que grava a tasa general ?sin tratado? a diversos productos estadounidenses, como medida de represalia por el incumplimiento de apertura del autotransporte de carga a los EUA).

La declaración de la SE fue debido a que los EUA tienen una tarifa arancelaria más baja que México, en consecuencia, ofrece un mejor incentivo para atraer inversiones, esto es, en 2008, las aduanas estadounidenses cobraban un arancel promedio simple de 3.8%, mientras que las mexicanas la media era de 10.4%.

Con la reducción arancelaria programada conforme al Decreto del 24 de diciembre de 2008 se espera que la diferencia arancelaria entre ambos socios comerciales sea de medio punto porcentual para el 2013, pues la tasa promedio de México caerá hasta 4.3%, con lo cual se espera: incrementar la competencia externa de los productores mexicanos de insumos, partes y componentes, y hacer más competitivos a fabricantes de productos finales que utilizan bienes intermedios importados.