Tabacaleras a la baja, cuestión de salud

Se estima que la industria tabacalera en México pierda hasta 4 mil mdd, al adhirirse a la lucha del control contra el tabaco
 .  (Foto: IDC online)

Una firma que vale más de 4,000 millones de pesos (mdp) anuales. Fue la que hizo Eduardo Jaramillo, director ejecutivo de Operación Internacional de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) en Bangkok, Tailandia, en julio pasado. Eso es lo que se estima que pierda la industria tabacalera en México, luego de que el gobierno se adhirió a la lucha del control contra el tabaco promovida por la Organización Mundial de la Salud.

Fue durante la segunda reunión de los 146 países que firmaron ese Convenio Marco (que data de 2003) y en el que las autoridades mexicanas no sólo ratificaron su participación en ello, sino que aseguraron suspender de forma definitiva el convenio con la industria que signó el funcionario de la SSA, Ernesto Enríquez Rubio, durante el sexenio de Vicente Fox.

Las acciones que implemente en los próximos meses el gobierno federal implicará pérdidas de hasta 22% anualmente para Philip Morris (PM) México-Cigatam y British American Tobacco (BAT), las dos grandes empresas que controlan 99.5% del mercado nacional. Se espera que estas iniciativas mejoren drásticamente las estadísticas locales.

México es el segundo país en América Latina con mayor número de fumadores, después de Brasil. Casi 80% de la población está expuesta al humo de cigarro que emana de la boca de 16 millones de mexicanos que lo consumen frecuentemente (8% de ellos son adictos).

El tabaquismo en general (pasivo o activo) es responsable de 25 enfermedades crónicas provocadas por algunas de las 4,200 sustancias químicas que contiene el humo del tabaco, según Justino Regalado, jefe del departamento de investigación en tabaquismo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

 ?La atención a padecimientos asociados al tabaquismo genera un gasto al sector superior a los 30,000 millones de pesos?, dice el secretario de Salud José Ángel Córdova.

Por estas razones es considerado un problema de salud pública. Sin embargo, hasta ahora no se habían desarrollado medidas a tono con el problema. ?Las políticas restrictivas para la industria habían sido muy tibias?, sostiene el especialista de la SSA. Y junto con Trinidad y Tobago y Sri Lanka, México figuraba entre los países que no cumplían con el Convenio Marco que establecía desde 2005 la prohibición de fumar en lugares públicos, como oficinas públicas, bares, restaurantes y hoteles, y aplicar un aumento de 300% en el impuesto al tabaco.

Antes de 1999, las tabacaleras podían publicitarse en radio y televisión después de las 22 horas y a tan sólo 100 metros de distancia de escuelas. Ahora, la prohibición de publicidad en medios electrónicos es total, pero pueden realizar muestreo y eventos promocionales para adultos y pagar anuncios en revistas cuyos lectores adultos comprobados superen 75%, entre otros permisos.

Con esto les quedaba margen suficiente para poder comercializar sus productos con facilidad. BAT, por ejemplo, reporta un volumen de ventas anuales de 46,300 millones de cigarros y paga 15,600 mdp en IEPS.

Cuenta regresiva... (más información)

Fuente: CNN Expansión