Cuándo las deudas representan una pérdida de capital social

Se acerca el tiempo en que la asamblea de accionistas conozcan y aprueben los estados financieros de su compañía
 .  (Foto: iStock)

Aun cuando jurídicamente no existe precepto legal alguno que defina lo que debe entenderse por pérdida, contablemente se dice que la habrá cuando: los ingresos percibidos durante el ejercicio de que se trate sean inferiores a los gastos.

Sin embargo, dicha pérdida no siempre afecta al capital social de las empresas, sino únicamente cuando no tengan liquidez o solvencia económica en otras partidas del patrimonio social que cubra o satisfaga las deudas u obligaciones que hubiesen contraído para realizar las operaciones tendientes al cumplimiento de su objeto empresarial.

En este caso es cuando procede restar dichas pérdidas de las utilidades, antes de su distribución a los accionistas, tal y como lo establecen los artículos 18 y 19 de la Ley General de Sociedades Mercantiles.