Proponen seguro obligatorio de inmuebles

El IMCP consideró que la mejor forma para enfrentar desastres naturales es adquirir coberturas de seguros por empresas y familias
 .  (Foto: Cuarto Oscuro)
México (Notimex) -

El Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) propuso varias soluciones para enfrentar situaciones de emergencia con las cuales se pretende mitigar los efectos económicos por desastres naturales.

SEGUROS A HIPOTECAS ¿CÓMO FUNCIONAN?

A razón de los sismos ocurridos el 7 y 19 de septiembre en México el presidente del organismo, José Luis García Ramírez, refirió que los daños fueron valuados en 48,000 millones de pesos, por lo que expuso que el ejemplo más exitoso en la prevención de contingencias mayores es el relacionado con la adquisición de coberturas petroleras.

“Creemos que emular esa acción preventiva y adquirir coberturas de seguros para inmuebles de todo tipo sería una extraordinaria forma de reducir los costos de los desastres, tanto para las familias como para las empresas”; sin embargo, solo el 5% de las casas-habitación están aseguradas, y de ellas, el 25% lo tienen debido a que están ligadas a créditos hipotecarios.

Es decir, “es necesario que las autoridades en forma conjunta con los interesados (sector asegurador, sociedad en general) trabajen en un mecanismo que ha funcionado en otros países y que es el seguro obligatorio. Este tipo de seguros pueden tener otras implicaciones positivas, como la deducción fiscal en compensación al pago”, insistió.

Además, es preciso ampliar este esquema y desgravar al 100% las contribuciones “cuando menos hasta 2018” ya que es cuando se estaría superando la fase de reconstrucción de las zonas; no obstante, consideró que las disposiciones publicadas por el SAT “quedaron cortas” ya que solo facilitan los mecanismos para que los particulares y donatarias puedan brindar o recibir apoyo.

Por su parte el vicepresidente Fiscal del IMCP, Luis Sánchez Galguera, planteó la alternativa de que el gobierno federal pudiera ampliar el plazo de vencimiento del programa de repatriación de capitales hasta el 31 de diciembre de 2017, con el propósito de que parte de esos recursos se apliquen en donativos para los damnificados.