Nuevas tecnologías implicarán retos para sistema financiero

La irrupción de nuevas tecnologías en la operación financiera y bancaria implicará adecuar la innovación tecnológica
 Los patrocinadores, los bancos, el gobierno y el comité organizador, deben robustecer sus mecanismos de ciberseguridad para este Mundial.  (Foto: iStock)

La adopción de los los “smarts contracts” en el sistema financiero y bancario implicará importantes retos regulatorios, operativos y culturales para las entidades financieras, los supervisores, los reguladores y los responsables jurídicos de las organizaciones, así como para los jueces, aseguró la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban).

Según el documento número 14 de la organización titulado: “El blockchain y los smarts contracts en la banca y el sector financiero”, la irrupción de nuevas tecnologías en la operación financiera y bancaria implicará adecuar la innovación tecnológica con el aparato legal de las distintas economías del mundo.

Como ejemplo de ello, expone en el texto, los smarts contracts, que son contratos inteligentes basados en la tecnología blockchain con la capacidad de ejecutarse y hacerse cumplir por sí mismos de manera automática y autónoma sin la necesidad de intermediarios, como notarios o testigos, involucrarán que se modifiquen y construyan nacientes temas regulatorios, de operación e inducción para todos aquellos que intervengan en el ecosistema financiero.

LEE: CITIBANAMEX ESTIMA SEGUNDA ALZA MENSUAL CONSECUTIVA DE CRÉDITO BANCARIO

Señaló que actualmente la trasformación digital ha impuesto importantes retos a los distintos sectores de la economía, incluyendo el sector bancario y financiero, y en donde tiene especial relevancia la tecnología blockchain o “cadena de bloques”.

Mencionó que el contexto retador impondrá sustanciales cambios disruptivos que van mucho más allá de la transferencia de criptomonedas o monedas virtuales.

Además, precisó, la arquitectura tecnológica del Blockchain fundamentada en sus peculiares características criptografía, distribución, seguridad, autonomía y transparencia de la información, expone un potencial enorme para crear nuevos productos, modelos de negocio y herramientas tecnológicas en diferentes industrias como telecomunicaciones, salud, comercio exterior, seguros, sector financiero.

A la par habrá de funcionar en la gestión gubernamental en temas como la contratación pública y la gestión tributaria, entre otros, expone el reporte.