Abasto de combustible no afectó precios de bienes: Banxico

Los empresarios siguen esperando una expansión en sus niveles de actividad, tanto en el sector manufacturero y no manufacturero
Largas filas en gasolineras para recargar combustible, ante el desabasto que existe en la ciudad.
 Largas filas en gasolineras para recargar combustible, ante el desabasto que existe en la ciudad.  (Foto: Cuarto Oscuro)

El director general de Investigación Económica del Banco de México (Banxico), Daniel Chiquiar Cikurel, aseguró que el problema de suministro de combustible registrado al inicio de año no afectó los precios de los bienes en las diferentes regiones del país.

En conferencia de prensa para dar a conocer el reporte sobre Economías Regionales, octubre-diciembre 2018, dijo que buena parte de los empresarios entrevistados señalaron haber tenido algún tipo de afectación en la actividad, principalmente en el norte y centro de México.

Sin embargo, detalló que más del 95% de los empresarios aseguró que no hubo afectaciones en los precios de la venta de sus bienes por el problema en la distribución de combustibles.

Expuso que los empresarios siguen esperando una expansión en sus niveles de actividad, tanto en el sector manufacturero y no manufacturero, así como un crecimiento en la demanda.

LEE: GASOLINA Y DIÉSEL ENTRE BENEFICIOS Y CANDADOS

Esto, indicó, debido a que en todas las regiones de México se espera una mayor creación de empleo, así como un aumento en el acervo de capital físico.

Entre los factores que considera podrían afectar la actividad económica está el aumento en los precios de los insumos y de materias primas, la inseguridad pública, la incertidumbre en temas como la situación económica interna, la política y la corrupción.

“Gobernanza es el elemento que más preocupa a los empresarios como posible elemento de influencia negativa en la actividad productiva”, aseveró el director general de Investigación Económica del Banxico.

Destacó que en la Ciudad de México y en la región centro hubo una caída en la industria de la construcción, derivado de la cancelación del nuevo aeropuerto, cuyo efecto se disipará este año.