¿Obligado a transparentar el uso del dinero público?

El INAI realizó el foro Transparencia y acceso a la información de Personas Físicas y Morales
 En el acto inaugural estuvieron presentes la comisionada Blanca Lilia Ibarra Cadena y los comisionados Carlos Alberto Bonnin Erales y Oscar Guerra Ford.  (Foto: INAI)

En 15 años el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ha ofrecido transparencia a los recursos públicos que están destinados a los beneficiarios de programas sociales en el país.

Las universidades, los sindicatos, así como las personas físicas y morales, que reciban recursos públicos y realicen actos de autoridad, son sujetos obligados a dar transparencia.

Actualmente hay un padrón de 27 millones de personas físicas y morales que reciben recursos públicos, realizan actos de autoridad o son beneficiarios de los diversos programas sociales en el país.

LEE: INTERESES PARA PERSONAS FÍSICAS

Durante el foro "Transparencia y acceso a la información de Personas Físicas y Morales" Adrián Alcalá Méndez, secretario de Acceso a la Información del INAI dijo que "este tipo de instrumentos, como el padrón, posibilita una mejor rendición de cuentas para vencer el lastre de la corrupción", informó el organismo en un comunicado.

“El monto de programas sociales que destinan los sujetos obligados a personas físicas, de acuerdo con los reportes que el INAI tiene, asciende a más de 200 mil millones de pesos", aseguró la comisionada María Patricia Kurczyn Villalobos, coordinadora del Área de Enlace con Personas Físicas y Morales.

La reforma al artículo 6° constitucional abrió camino para conocer los recursos públicos que reciben las personas físicas y morales, quienes también deben cumplir con obligaciones de transparencia con el propósito de promover la rendición de cuentas.

Antonio Chemor Ruiz, titular de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, informó que casi 53 millones de personas son beneficiarios del Seguro Popular, y los recursos con que opera están blindados y etiquetados, sobre todo, al ser canalizados a los estados del país.