Cómo serán las facturas impresas en 2011

Conoce las características de las facturas con código de barras bidimensional que podrán emitirse a partir del próximo ejercicio fiscal
.
 .  (Foto: IDC online)

A partir de enero de 2011 los contribuyentes que opten por emitir comprobantes impresos en papel, solicitarán la asignación de folios en la página de Internet del SAT. Una vez autorizados los folios el sistema generará un código de barra bidimensional. El contribuyente deberá descargarlo e imprimirlo en el original y en la copia de cada comprobante. El código incluirá los siguientes datos:

  • clave del RFC  del contribuyente emisor
  • número de aprobación
  • rango de folios asignados y en su caso la serie
  • fecha de asignación de los folios
  • vigencia  

Quiénes podrán emitir este tipo de facturas

Esta modalidad de comprobación podrá utilizarse:

  • cuando el monto de operación no exceda de $2,000.00
  • por contribuyentes cuyos ingresos en el último ejercicio no hubieran excedido de $4’000,000.00
  • por todos los contribuyentes independientemente de sus ingresos o monto de la operación de enero a marzo del 2011  

Qué es un código bidimensional

El código bidimensional es el sucesor del conocido “código de barras”. Se trata de un archivo bidimensional que permite albergar toda la información que se requiera para identificar plenamente al contribuyente, que es capturada por el fisco en forma automática e instantánea, utilizando para ello un dispositivo de lectura diseñado a estos efectos.

Código bidimensional:

El código bidimensional es el sucesor del código de barras
 El código bidimensional es el sucesor del código de barras  (Foto: Redacción)

El contribuyente la imprime, desde su PC personal, junto con el resto de la factura. La información es redundante, es decir que puede ser recuperada aunque parte de la mancha se deteriore o se destruya.

Esta tecnología tiene varias ventajas tales como que no es necesario que el contribuyente disponga de un equipamiento especial; su desarrollo no es costoso; alberga toda la información requerida; la captura es instantánea y puede ser efectuada por cualquier agente del fisco y efectúa validaciones para verificar la consistencia de los datos.

No obstante los beneficios enunciados, requiere del soporte papel y del desplazamiento del responsable para dar cumplimento a su obligación.

La principal ventaja del uso de estos códigos es que permiten almacenar más información en menos espacio. El código ha sido creado para identificar objetos y facilitar el ingreso de información, eliminando la posibilidad de error en la captura.

Varios países han utilizado esta tecnología entre ellos Argentina (facturas), Chile (declaraciones), Brasil (facturas) y Guatemala (aduanas), entre otros.