¿Uso de CFD e impresos = dictamen fiscal?

El uso simultáneo de estos comprobantes no obliga al contribuyente a dictaminar sus estados financieros para efectos fiscales

Una persona moral no obligada a dictaminar sus estados financieros, durante octubre de 2010 optó por emitir comprobantes fiscales digitales (CFD), pero como contaba con un stock de facturas impresas en lugares autorizados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), decidió utilizar ambos tipos simultáneamente. El auditor interno de la compañía refiere que existe la obligación de dictaminarse, ¿es correcto?

No existe fundamento legal alguno que obligue a dictaminar estados financieros por el uso simultáneo indicado, pues tal deber no se prevé en los supuestos de obligatoriedad del dictamen fiscal en términos del artículo 32-A del Código Fiscal de la Federación (CFF).

El artículo 29 del CFF vigente en 2010, indicaba: quienes opten por la emisión de CFD no podrán emitir otro tipo de comprobantes fiscales, salvo los casos determinados por el SAT, situación permitida en el artículo 42 del Reglamento del CFF, para aquellos contribuyentes que se dictaminaran o hubiesen optado por dictaminar sus estados financieros en el ejercicio inmediato anterior.

Situación no acorde al caso en concreto, por ello, se está incurriendo en una conducta infractora en materia de expedición de comprobantes en términos del artículo 83, fracción VII del CFF, ameritando la imposición de una multa de $12,070.00 a $69,000.00 conforme a la fracción IV, del artículo 84 del mismo ordenamiento.