Personaliza tu auto: Lolita

Hubo una época en que los contribuyentes debían señalar el RFC no sólo en las facturas, sino también en sus automóviles
Quedó en la historia el RFC plasmado en autos y camiones para deducir la inversión
 Quedó en la historia el RFC plasmado en autos y camiones para deducir la inversión  (Foto: Redacción)

¿Alguna vez transitando en zonas industriales o al estar en medio del tráfico has visto pasar camiones o automóviles con la leyenda: “automóvil utilitario” ó bien, con letras y números que conforma un RFC?, y te has preguntado ¿por qué ostentan tales leyendas? Pues bien, esto obedece a una de las geniales ideas que Lolita impuso como requisito para que las empresas pudieran de 1992 a 2001 deducir inversiones relacionados con los autos. 

La idea consistía principalmente en que se plasmara en ambas puertas delanteras o laterales del vehículo la leyenda o el RFC respectivo con colores distintivos (imagina la cantidad de combinaciones: coche negro con leyenda amarilla o blanca, coche blanco con leyenda en color negro ó rojo, etc.), lo que dejaba a un lado el gusto de los propietarios por la imagen. Afortunadamente se reformó la disposición a partir de 2003 y ahora, la vanidad en autos está permitida, aunque hasta cierto monto. 

Así es, en aquellos tiempos (¡casi una década!) “Lolita” obligaba a personalizar autos, por lo tanto, ahora que vea uno de estos coches pasar (por que se da, aunque esporádicamente), recuerde que son secuelas de una de las muchas reformas  fiscales que se han dado en nuestro país en el afán de limitar las deducciones. 

¿Recuerdas alguna otra limitante  tan “ingeniosa” que hayas tenido que respetar para deducir algún gasto?