Reforma energética debe bajar carga fiscal de Pemex

Antes de modernizar la paraestatal es necesario darle un régimen fiscal propio para invertir en infraestructura e investigación
 pemex requiere reducir la carga fiscal que pesa sobre sus ingresos  (Foto: Redacción)

Eliminar la gran carga fiscal “que merma las finanzas” de Petróleos Mexicanos (Pemex) es fundamental para el desarrollo del país y para el crecimiento de la empresa paraestatal, consideró Irma Delgado Martínez, académica del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

El actual esquema, con el que más del 80% de los ingresos de la petrolera son destinados al gasto total del Estado mexicano, “no puede sostenerse”, pues la renta petrolera no sólo es una cuestión energética sino sobre todo es un tema fiscal.

Al no contar con un nuevo régimen en este rubro, “la paraestatal no puede invertir en infraestructura, investigación y desarrollo. Por ejemplo, la brasileña Petrobras, empresa líder del ramo en América Latina, orienta entre el 33 y 36 por ciento de sus ingresos totales a estos fines”, refirió la experta en un comunicado.

Antes de modernizar Pemex, es necesario otorgarle autonomía de gestión presupuestal para destinar sus ingresos a los sectores de exploración y producción, búsqueda de mejores canales de comercialización, y a su mantenimiento y ampliación, añadió.

Delgado Martínez asegura que, desde el boom petrolero, ocurrido en México entre 1976 y 1982, los ingresos obtenidos por la venta de crudo no se invierten en la firma.

Los administradores de Pemex “no le han permitido aprovechar los recursos del precio del energético para atender sus deficiencias y rezagos, instalar refinerías, modernizar y ampliar su red de ductos, incentivar la investigación y el desarrollo tecnológico, o promover la industria petroquímica”, enfatizó.

La académica de la UNAM considera que la posible apertura de Pemex a la inversión privada “pone en riesgo la soberanía y seguridad energética del país, y significaría la pérdida del sentido histórico, económico y social de la expropiación petrolera”.

Al cierre de 2012, Petróleos Mexicanos registró el máximo histórico en sus ingresos por ventas totales, que ascendieron a un billón 647 mil millones de pesos, según cifras oficiales. En enero de este año, exportó un promedio diario de un millón 289 mil barriles de petróleo a América, Europa y el Lejano Oriente, volumen 8% superior al del año pasado.