SAT auditará a multinacionales

Se busca que los extranjeros paguen los impuestos que corresponden a los establecimientos permanentes que deben constituir en México
socios extranjeros
 socios extranjeros  (Foto: Redacción)

Recientemente, la OCDE publicó la iniciativa conocida como BEPS (Base Erosion and Profit Shifting). En dicho documento se precisa que no solo la economía se ha globalizado, sino también los grupos empresariales.

La globalización ha dado lugar a un cambio en la forma en que operan las empresas, por ello, cada día es más frecuente encontrarnos con cadenas de suministro integradas que centralizan varias funciones a nivel regional o mundial.

Asimismo, la posibilidad de entregar productos digitales a través de Internet, permite a las empresas realizar muchos de sus procesos en zonas geográficas alejadas de la ubicación física de sus clientes.

Estos nuevos modelos de operación, han propiciado planeaciones fiscales para asignar las utilidades gravables en aquellas jurisdicciones con menores tasas impositivas.

Si bien esto permite a las empresas minimizar su carga fiscal, se perjudica a:

  • los gobiernos, pues muchos de ellos reciben menos ingresos, lo que en el caso de países en desarrollo, conduce a la falta de financiación de la inversión pública que podría ayudar a promover el crecimiento económico
  • los contribuyentes individuales quienes deben soportar una parte mayor de la carga fiscal, mientras que las multinacionales desplazan sus ingresos gravables fuera de las jurisdicciones donde efectivamente realizan las actividades generadoras de dichos ingresos
  • las empresas locales, pues al no poder trasladar sus ganancias a otras jurisdicciones y en consecuencia reducir la carga fiscal, no pueden competir contra las empresas trasnacionales. Es decir, la competencia leal se ve afectada por las distorsiones inducidas por BEPS.

Considerando que México forma parte de la OCDE, y a fin de apoyar la iniciativa antes señalada, el SAT implementará un programa de auditorías para revisar los esquemas mediante los cuales los residentes en el extranjero realizan ciclos de negocios en México a través de partes relacionadas que actúan como sus agentes económicos sin constituir establecimiento permanente y, en consecuencia, no pagan las contribuciones vinculadas con dichos ciclos.