Más impuestos con reforma fiscal para maquiladoras

La aplicación de IVA a importaciones temporales y las nuevas restricciones a la deducción de la nómina, impactarán negativamente al sector
 Maquiladoras aportan productividada  (Foto: Redacción)

La industria maquiladora es otro de los sectores que se verá afectado por la reforma hacendaria. Así lo señala Mario Hernández, Socio Líder del segmento IMMEX de la consultora KPMG en México.

De aprobarse las reformas presentadas el pasado 8 de septiembre de 2013, los efectos negativos para esta industria serían los siguientes:

Impacto Análisis
Incremento en la tasa efectiva de impuesto Derivado de la posible derogación del Decreto emitido en 2003, el cual otorga una exención en el ISR y que combinado con otros decretos permite a las empresas de esta industria pagar impuestos en México a una tasa cercana al 17.5% Con las reformas propuestas las maquilas estarían sujetas a una tasa del 30% de ISR, adicionada con un 10% sobre los dividendos o utilidades distribuidas a sus accionistas residentes en el extranjero
Mayor base para el pago de impuestos En primer lugar, se propone eliminar la opción de preparar un estudio económico, para determinar el valor a facturar por servicios de maquila, estableciéndose únicamente la opción conocida como “Safe Harbor” a través de la cual deben determinar una utilidad fiscal mínima equivalente al 6.9% del valor de los activos usados en la operación de maquila o el 6.5% de sus costos o gastos, el que resulte mayor. Esta opción puede generar incrementos importantes en la base gravable para empresas que son intensivas de capital Si bien, se establece la posibilidad de solicitar a la autoridad fiscal un Acuerdo Anticipado de Precios (conocido como APA), este esquema ha resultado complejo en el pasado en relación al tiempo que conlleva el proceso de negociación y a los posibles resultados que se pueden obtener Por otro lado, se propone limitar la deducción para efectos fiscales de las prestaciones exentas otorgadas a los empleados únicamente al 41% de las mismas. Si consideramos que el principal costo de las maquiladoras es precisamente la nómina, con el esquema propuesto en la reforma estas empresas no podrían considerar como deducciones autorizadas aproximadamente el 18% de su costo total de sueldos y prestaciones
Mayores costos financieros en la operación Se está proponiendo eliminar la exención en materia de IVA para las importaciones temporales, lo cual implica que las maquilas tendrán que pagar este impuesto cuando lleven a cabo la importación temporal de materias primas, maquinaria y equipo, para posteriormente solicitar la devolución del mismo, lo cual implica un costo financiero relativo al tiempo que se lleve recuperar el IVA de las autoridades fiscales También se propone eliminar la exención del IVA en las enajenaciones de bienes por parte de residentes en el extranjero a empresas con programa IMMEX (maquila). Al igual que en el punto anterior, esto representará un costo financiero adicional para las maquilas.
Rompimiento del esquema de cadenas de suministros en el país Asimismo, se propone eliminar la exención de IVA para las enajenaciones entre residentes en el extranjero de bienes que se encuentran físicamente en el país y que fueron importados temporalmente para ser transformados. Al día de hoy, este es un esquema muy recurrido por estas empresas lo cual les permite evitar costos de transportación y logística y tiempos de entrega de los bienes al evitar la salida física de los bienes del país

Fuente: Análisis de KPMG, 2013

La combinación de estas reformas tendrá un efecto económico negativo en la operación de las empresas maquiladoras y pondrá en duda la competitividad fiscal que estas empresas actualmente tienen comparada contra regímenes similares que se han establecido en otras partes del mundo.

Resulta si este es el momento más adecuado para proponer este tipo de reformas, considerando la gran inversión extranjera que ha llegado a México en los últimos años, sobre todo en la región del Bajío, en industrias automotriz y aeroespacial, las cuales, dependen en gran medida del  régimen fiscal actual de la industria maquiladora y de la posibilidad de establecer cadenas de suministro eficientes.

Las razones que supuestamente soportan estas reformas, tales como abusos relacionados con el pago de impuestos, no justifican de ninguna manera el efecto que se tendría de llevar a cabo las mismas en esta industria que por los años ha sido uno de los motores más importantes de generación de empleos, divisas, inversión extranjera y tecnología para nuestro país.