IP preocupada por diálogo de reforma fiscal

Gerardo Gutiérrez Candiani aseguró que de no atenderse la iniciativa se afectará a otros proyectos como el energético y de telecomunicaciones
 Podría haber una afectación del 6 al 10% a la percepción neta de una familia  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) reconoció las coincidencias en torno al análisis de la reforma hacendaria por parte de la iniciativa privada y el gobierno federal, pero se dijo preocupado porque "los temas pendientes aún son de gran calado y todavía sin avances definitivos de solución".

El presidente del organismo empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani, señaló que no basta con resolver detalles en la parte técnica, “se necesita mucha sensibilidad para reencauzar la reforma, de tal forma que sea coherente con la necesidad de impulsar la inversión y el crecimiento".

A su vez, señaló que otras reformas estructurales en la agenda pueden ser poderosos motores de expansión, como la de telecomunicaciones o una eventual reforma energética, pero el potencial de éstas se vería contrarrestado de manera significativa por una reforma hacendaria como la propuesta.

Si no hay cambios, podría haber una afectación del 6 al 10% a la percepción neta de un padre de familia con ingresos de entre 20,000 y 50,000 pesos al mes.

El sector propone bajar la tasa de Impuesto Sobre la Renta (ISR) corporativa y la de dividendos, porque en el esquema quedan en gran desventaja ante una tendencia mundial de disminución impositiva de 47% frente a otros países como Estados Unidos, donde la carga es de 35%, al igual que en la OCDE, que es de 28%.

En cuanto a la consolidación fiscal, pidió afinar el mecanismo alternativo, corregir el régimen de incorporación y mantener la deducción inmediata en inversiones.

En vivienda, "un sector que de por sí presenta un escenario muy complicado, es fundamental mantener tasa cero de IVA en compra, venta y renta, así como sobre intereses hipotecarios”.

Sobre el impuesto al carbono, señaló que la reforma implicaría un incremento en las tarifas eléctricas de al menos 4% para la planta productiva; como contrapropuesta, sugirió acelerar el desliz del precio de las gasolinas.

En su opinión, falta también resolver puntualmente los riesgos para múltiples sectores, como el asegurador, financiero, construcción, vivienda, automotriz, minero, bebidas, agropecuario, fronterizo y maquiladoras, entre otros.

Ante ello, pidió al gobierno federal y local establecer compromisos de reciprocidad en favor de la sociedad, a la que se aumentarán los impuestos, además del crecimiento del endeudamiento público.