Empresas debieron absorber IESPS a comida chatarra

El legislador que propuso el gravamen indicó que analizarán el impacto y resultados de la medida para el paquete económico del 2015
El legislador aseguró que esperaban lograr que la ciudadanía tuviera mejor calidad en los servicios con la implementación del gravamen
 El legislador aseguró que esperaban lograr que la ciudadanía tuviera mejor calidad en los servicios con la implementación del gravamen  (Foto: Redacción)

El diputado perredista, Carlos Augusto Morales, quien propuso el impuesto a la comida con alto contenido calórico, manifestó su descontento por la forma en la que las empresas respondieron al gravamen, ya que esperaban que las compañías absorbieran el costo.

“Me parece una deshonestidad de parte de los empresarios que ese impuesto lo estén trasladando al consumidor y creo que la autoridad fiscal tiene mucho qué hacer”, comentó el legislador.

Asimismo, dijo que la reforma fiscal estaba pensada para que la ciudadanía tuviera mejor calidad en los servicios públicos, por lo que revisarán sus resultados con miras a modificar algunos puntos en el paquete económico de 2015.

La idea original de Augusto Morales era gravar con un 20% de Impuesto Especial sobre Producción y Servicio (IEPS) los refrescos y la comida que contenga más de 250 kilocalorías por cada 100 gramos.

Sin embargo, la reforma fiscal quedó finalmente aprobada con un 8% para alimentos como pan dulce, chocolates y alimentos adicionados con azúcar, entre otros, además de la aplicación de un peso por litro para los refrescos y bebidas azucaradas. A inicios de 2014, la Secretaría de Hacienda publicó en el Diario Oficial de la Federación que sólo el pan no dulce quedaba libre del impuesto del 8%.

Sin embargo, el legislador dijo que por ser parte de la canasta básica, el pan de dulce no debió ser gravado como comida chatarra. De hecho, Morales apuntó que la intención de los legisladores hacia el gobierno era “que no confundieran conchitas con pingüinos".

Cabe recordar que los jugos de fruta, el yogur para beber y los productos lácteos con chocolate, quedaron exentos de este impuesto por un beneficio fiscal otorgado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Con información de CNN México