Todo un reto el presupuesto base cero 2016

Especialistas coincidieron en que la medida no resolverá todos los problemas de las finanzas públicas
 -  (Foto: Redacción)

Por Carmen Luna

El gobierno federal tiene un reto importante para construir el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2016 base cero, pues a pesar de ser una iniciativa positiva, el Estado tiene compromisos ineludibles que le dejan un margen de acción limitado, advirtieron especialistas.

México tiene obligaciones financieras inevitables, como el costo financiero de la deuda pública, el pago de pensiones, seguridad social, que en los últimos años representaron cerca del 70% del gasto público cada año.

“Queda entre el 27% y 28% con el que se puede revisar y ver los programas que se pueden hacer más eficientes o recortar. Hacienda tiene gente muy capaz para este trabajo, pero cuenta con poco tiempo”, comentó la especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Sunny Villa.

En 2014, el gasto por pensiones sumó 455,326 millones de pesos, mientras que el costo financiero del sector público presupuestario fue de 346,015 millones de pesos.

Un presupuesto base cero consiste en una metodología de planeación que trata de reevaluar cada año todos los programas y gastos, basado únicamente en las expectativas para el año siguiente, sin referencias a los anteriores.

El PEF para 2015 aumentó 1.2% a tasa real (209,000 millones de pesos) en comparación a 2014 y originalmente destina el 78% para gasto programable, es decir 3.669 billones de pesos de un total de 4.695 billones de pesos.

El director general del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), Enrique Cárdenas, comentó que la elaboración del nuevo presupuesto es una iniciativa positiva, sin embargo, no resolverá todos los problemas de las finanzas públicas en un entorno de bajos precios del petróleo, que aportan el 33% de los ingresos públicos.

Instituciones como Goldman Sachs o Bank of America advirtieron que los precios del crudo referencial WTI aún pueden caer hasta los 30 dólares por barril, para después estabilizarse en los 55 dólares por barril, muy lejos de los 107 dólares en los que cotizó el año pasado.

Con información de CNN Expansión