CCE aplaude ajuste preventivo 2016

El organismo señaló que las acciones precautorias no deben afectar las tendencias favorables del consumo
 Un mecanismo opcional para ahorrar gastos considerables en la constitución de SA de RL es el uso de contratos inscribibles en el RPC  (Foto: Redacción)

Las políticas monetarias y fiscales anunciadas la semana pasada son herramientas fundamentales en la preservación de la estabilidad macroeconómica que atenúa los efectos del tipo de cambio, la inflación y las finanzas públicas, señaló el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En un comunicado, el organismo señaló que la inversión extranjera configura una ventaja en la economía del país, las acciones precautorias no deben afectar las tendencias favorables del consumo, generación de empleo e incentivar el mercado interno; lo que permitirá superar los niveles de pobreza y la desigualdad en México.

En materia de empleo, el CCE señaló que el problema reside en la precariedad de las condiciones que se ofrece a los trabajadores -pues disminuyo de 4.4% a 4.2%- por lo que es de esperar que la recuperación del poder adquisitivo y el impacto limitado sea lenta.

Asimismo, explicó que poco más de 20% del total de la población ocupada tiene ingresos superiores a tres salarios mínimos que contrasta con los registros históricos en seguridad social; no obstante, la precariedad laboral continúa creciendo.

Razón por lo cual el ajuste macroeconómico debe ser complementado con políticas públicas que permitan mejorar las condiciones de inversión productiva, la creación de empleos formales, se otorguen facilidades en el acceso a créditos e incentivos fiscales y administrativos con el objeto de mejorar la calidad del empleo e ingresos de los trabajadores.

De igual forma, señaló que la implementación de las reformas y su complementación debe ser acorde con la agenda de desarrollo sostenible y los objetivos de productividad a largo, mediano y corto plazo.

Además, los nuevos ajustes no afectan de forma sustantiva a inversiones de alta prioridad, la reducción acumulada en el gasto de capital durante el 2015 por lo que se prevé para este año logre un equivalente al 0.7% del PIB, sin contemplar a Pemex.

En relacion a Petróleos Mexicanos, esta requiere de una reingeniería financiera y administrativa que le permita maximizar proyectos de inversión, obras y pagos a proveedores que complemente la confianza y certeza jurídica de la paraestatal.