Sistema de información de costos

Sistema de información de costos
 .  (Foto: IDC online)

Colaboración del contador público y maestro en administración Juan García Colín, autor del libro titulado “Contabilidad de Costos”, expositor y consultor de la firma Sistemas de Información de Costos, Diseño y Desarrollo Empresarial, S.C. (SICODDE), donde destaca la importancia de diseñar, desarrollar e implantar un sistema de información de costos para mejorar los resultados operativos y financieros de las empresas, considerando el nuevo esquema fiscal de deducción del costo de lo vendido

1. Introducción

Algunos de nosotros cuando estudiamos la materia de costos la odiamos; no nos gustaba y la tuvimos que cursar porque formaba parte del plan de estudios; posteriormente nos olvidamos de ella (desde el punto de vista tributario), cuando la reforma fiscal vigente a partir del 1 de enero de 1987, reconocía como deducción las compras, pero ¡oh, sorpresa!, la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR), en vigor  desde el 1 de enero de 2005, adiciona la Sección III, del Capítulo II, denominado ?Del Costo de lo Vendido? y sustituye la deducción de compras por el costo de lo vendido.

Aunado a ello, la nueva reforma presenta indefiniciones; es decir, no establece conceptos, procedimientos para su determinación, aclaraciones de qué debemos entender por ?????..?, tampoco hace mención de adonde debemos recurrir para apoyarnos, etcétera. Con esta situación, además de no recordar la parte conceptual de costos, algunos podríamos seguir odiando dicha materia.

Por lo anterior, la finalidad de este artículo es presentar los conceptos de costos de una manera sencilla y práctica, para poder diseñar el sistema de información de costos que más convenga a la empresa; también, mostrar la importancia que debe tener, hoy en día, esta herramienta y, al mismo tiempo, encontrarle el interés y gusto a la materia de costos.

Independientemente del requerimiento fiscal, debemos darle la importancia que los costos requieren en las empresas y en las instituciones educativas, ya que algunas empresas carecen de un sistema de información de costos y en algunas instituciones educativas, los planes de estudio a nivel licenciatura, le siguen dando el mayor peso al aspecto operativo, descuidando los aspectos de análisis, interpretación y dirección; en los programas de postgrado se les dan poca importancia: los costos se estudian como parte de otras materias.

 Por lo antes expuesto, este artículo inicia con la importancia de los costos en las empresas. Aclaro que desde el ámbito fiscal, he tenido información de la inconstitucionalidad de la Sección III, Capítulo II, denominado ?Del Costo de lo Vendido?; al respecto, dicho asunto no es materia de este análisis.

Ahora bien, todos nosotros aplicamos los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (PCGA), emitidos por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), para la elaboración de los Estados Financieros y del dictamen fiscal, razón por la cual me apoyo en el Boletín C-4, ?Inventarios?, para manejar los conceptos que no están establecidos en la LISR, consciente de que dicha ley no hace mención de recurrir a los PCGA.

2. Importancia de los sistemas de información de costos

Normalmente cuando las personas arriesgan su capital en la creación y desarrollo de una empresa, su principal objetivo es obtener un rendimiento sobre su inversión; es decir, riqueza. Ahora bien, los resultados de las empresas se determinan en términos generales, al restarle la variable egresos (costos y/o gastos) a la variable ingresos. Si la variable ingresos es mayor a la variable egresos, se tiene utilidad, pero si la variable ingresos es menor a la variable egresos se tiene pérdida.

La variable ingresos se determina al multiplicar el precio de venta del producto o servicio por el volumen. Cuanto más alto es el precio de un producto o servicio ofrecido, la cantidad demandada por los clientes será menor y, por el contrario, cuanto más bajo es el precio, la cantidad que los clientes estarán dispuestos a comprar será mayor.

Los precios de venta o de servicio hoy en día, no los determina la empresa sino el mercado, a no ser que se trate de un monopolio; por lo tanto, la variable precio no se puede controlar, máxime por los efectos de un mundo globalizado y la llegada agresiva al país de productos del extranjero (procedentes de China quien, con su dinamismo exportador, ha desplazado a los productos mexicanos en el mercado de Estados Unidos de Norteamérica, a pesar de la desventaja que tienen por su ubicación geográfica).

Por lo tanto, la variable que se puede controlar es la de egresos (costos y/o gastos), y las empresas que dirijan sus esfuerzos hacia la variable costos y obtengan información confiable, oportuna y relevante sobre los mismos, podrán establecer estrategias que se conviertan en ventajas competitivas sostenibles y, al mismo tiempo, enfrentar los cambios cotidianos de la actualidad.

El valor agregado de un sistema de información de costos, es poder contribuir al fortalecimiento de los mecanismos de coordinación y apoyo entre todas las áreas de la empresa (compras, producción, recursos humanos, distribución, ventas, etcétera) para el logro de sus objetivos. Además, dicho sistema contribuye a realizar un cambio de cultura laboral en la empresa, ya que identifica plenamente todas las causales de costos en la cadena de valor, eliminando actividades no necesarias y así tener un control más efectivo sobre los costos que se incurren al producir y comercializar un bien o prestar un servicio.

3. Ley  del Impuesto sobre la Renta

Antes de iniciar el diseño de un sistema de información de costos, es conveniente analizar y comparar el artículo 45-A de la LISR vigente, con el párrafo 19 del Boletín C-4, "Inventarios" de los PCGA, mismo que se publicó en mayo de 1970 y dos años después se preparó el boletín definitivo, el cual al día de hoy, continúa vigente. Para tales efectos se utiliza el siguiente esquema.