Eliminación de esquemas preferenciales

La recaudación experimenta fuertes deficiencias por la existencia de esquemas fiscales protegidos, y la aplicación de tasas diferenciadas
.
 .  (Foto: IDC online)

Extracto del pronunciamiento del distinguido Doctor en Derecho Alonso Pérez Becerril, Magistrado del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, en la edición especial con el título "Ángulos de la Problemática Jurídica en México", de esta publicación, del 15 de noviembre de 2006, respecto a las deficiencias que experimenta la recaudación por la existencia de esos esquemas fiscales protegidos.

Función del Estado

La única solución para cumplir una de las más importantes misiones del Estado es la de introducir una economía estricta en todos los ramos de la administración reduciendo los gastos al mínimo posible y vigilándolos de modo continuo y eficaz, con el objeto de mantenerlos siempre dentro de las existencias reales del tesoro federal.

Para cumplir con esa tarea, nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) en su artículo 3o. fracción II, inciso a), señala que la democracia es un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo. En tal entendido cabe preguntar: ¿es democrático el sistema fiscal mexicano? Reducida a su esencia toda política es política fiscal: A quién, cómo y por qué le quitamos cuánto, para darle cuánto, a quién, cómo y porqué.

Evolución de las excepciones

En las leyes tributarias se establecen tasas diferenciadas en los distintos impuestos, exenciones, subsidios y créditos fiscales, condonaciones, facilidades, estímulos, deducciones autorizadas, tratamientos y regímenes especiales, que implican gastos fiscales. La existencia de tales privilegios y excepciones, deriva de las vertientes del quehacer político (modernización y proteccionismo) que buscando el fortalecimiento del Estado mexicano contemporáneo descansa en la capacidad de establecer de manera sistemática relaciones con la diversidad de grupos sociales.

Tendencia de la recaudación

El tamaño y complejidad de los rezagos sociales y la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza, a la hora de definir a quién cobrar más impuestos provocan grandes desacuerdos. Unos señalan que debe buscarse la ampliación de la base de contribuyentes, especialmente entre los sectores de la así llamada economía informal, favorecer el ahorro y la inversión del sector privado, simplificando el sistema, lo que significa desaparecer y/o reducir impuestos al ingreso y ampliar los gravámenes al consumo. Otros en cambio sugieren cobrar en mayor medida las ganancias del capital, en particular las operaciones bursátiles, dividendos y rendimientos, y acabar con ciertos regímenes especiales, como en materia de transporte; dicho en términos simples, proponen cobrar más a los ricos.

Efectos económicos

El Banco Mundial y la OCDE, sugieren una política fiscal de supuesta neutralidad impositiva y equidad horizontal que busca elevar la recaudación, reduciendo los impuestos a los sectores de altos ingresos, y que se inclina por los gravámenes indirectos, nos sugieren que ampliemos la base de imposición mediante la eliminación de los regímenes especiales de tributación que se aplican en una amplia gama de actividades económicas y tipos de ingreso, resaltando la ampliación de la base del impuesto al valor agregado eliminando las exenciones (transporte público terrestre de pasajeros, actividades ligadas a la agricultura, la silvicultura y la pesca, ?) y la tasa 0% (medicinas, leche, agua, alimentos con excepción de los transformados, equipo y maquinaria agrícolas, barcos de pesca ?).

En nuestro sistema tributario es amplio el universo de tasas diferenciadas, exenciones, subsidios y créditos fiscales, condonaciones, facilidades, estímulos, deducciones autorizadas, tratamientos y regímenes especiales que se establecen en las leyes fiscales, por lo que debe realizarse una revisión objetiva de todos y cada uno de ellos, para determinar su permanencia, adecuación o eliminación de conformidad con sus propios méritos en beneficio del pueblo mexicano, pues existen casos de personas o sectores que se benefician sin merecerlo y otras que abusan de los mismos por su influencia político-económica.

Perfil del sistema fiscal

Nuestro país ha iniciado la reconversión del sistema fiscal para hacerlo competitivo con los estándares internacionales, mismo que se caracterizado por ofrecer tasas competitivas y una estructura fiscal general de contribución, para ello se estableció una reducción gradual de la tasa del impuesto sobre la renta (ISR) y en contrapartida se proponía incrementar la presión fiscal en materia del impuesto al valor agregado (IVA). Ante el entorno político y el impacto social se han reorientando esos objetivos con la conformación de los nuevos IETU e IDE, cuya inspiración se sustentó precisamente en eliminar los regímenes especiales.

Históricamente los gobiernos conservadores se han inclinado por promover los impuestos al consumo, en cambio los de izquierda tienden a la nivelación presupuestaria, a través de la tributación personal progresiva del ISR.

Por su parte, el IVA constituye parte importante del espíritu fiscal de la burguesía: repercutir el impuesto en el consumidor, el cual afecta más, por sus tasas proporcionales, a los ingresos provenientes de los salarios bajos, ya que es regresivo. Cabe el pensamiento de Tocqueville quien señalaba que el mismo impuesto que soporta fácilmente un contribuyente rico acabará de reducir a un pobre a la miseria.

Finalmente, la reforma fiscal aprobada ¿es la adecuada para propiciar el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo mexicano?

Para ver la opinión de otros especialistas respecto a estos regímenes, favor de dar clic en los vínculos correspondientes:

Un régimen a favor de la competitividad, comentarios de la Academia  de Estudios Fiscales de la Contaduría Pública, A. C

Fortalecimiento de pequeñas empresas propuesta de la C.P.C. y licenciada en Derecho Georgina Arias Ramírez, distinguida especialista fiscal