Propuesta fiscal por la competitividad

Propuesta fiscal por la competitividad
 .  (Foto: IDC online)

Colaboración del CP. José Ibarra, Socio de CHEVEZ, RUIZ, ZAMARRIPA Y CIA, S.C. y destacado miembro de la AEF, quien nos explica las principales líneas del pronunciamiento bianual que se presentó a la comunidad de negocios, al Congreso y al Ejecutivo, donde destaca la intención por un régimen fiscal que sirva de apoyo a la competitividad económica del país.

Por económica, precisa Ibarra, nos referimos a la expansión de la economía y a la generación de empleo.

Los tres puntos a resaltar de esta propuesta de política fiscal, que tiene muchas coincidencias con las presentadas al Congreso de la Unión, es que se enfoca a:

  1. reducción de la evasión fiscal
  2. simplificación administrativa
  3. mayor eficiencia

Este pronunciamiento en algunas de esas áreas es más ambicioso que la propuesta oficial de reforma fiscal, pero en cuestiones específicas lo que se propone es reducir índices de evasión y disminuir las tasas de impuesto haciendo más amplio el alcance del sistema de gravámenes en México, es decir, que alcance no más fuerte a la gente sino a un grupo mayor de personas.

Para la AEF hay mucho trabajo por hacer en la eliminación de una serie de sistemas o regímenes de excepción y exención que están muy generalizados y, por otro lado, en el ataque a la economía informal.

También estamos propugnando por mayor seguridad jurídica y una mejor rendición de cuentas, dijo Ibarra, vemos con agrado que la reforma propuesta por el Ejecutivo sí habla concretamente de rendición de cuentas.

Planteamos que la revisión de todo el sistema fiscal incluya el adecuado balance entre impuestos directos, como el impuesto sobre la renta, e impuestos indirectos, como el impuesto al valor agregado.

La AEF propugna por la eliminación del impuesto al activo y considera afortunado que ya sea parte de la propuesta del Ejecutivo este año, solamente objetan que es parte de una propuesta a cambio de, hoy en día, el impuesto de tasa única, o el fl at tax como se le denomina en otras jurisdicciones.

"Nosotros no proponemos la sustitución del impuesto al activo (IA) por algún otro, analizamos en el contexto de nuestro Pronunciamiento la posibilidad de un impuesto único, pero como un impuesto mínimo dentro del impuesto sobre la renta y no como un impuesto aislado. El CETU tiene esas características de impuesto sustitutivo temporal del impuesto sobre la renta (ISR), es decir, voy a calcular los dos impuestos y ha pagar el mayor. Pero cuando pago más CETU no puedo beneficiarme como hoy sería el caso con el IA".

José Ibarra añade que la AEF hace una consideración al impuesto mínimo como apoyo a la abrogación del IA, pero necesariamente como un impuesto complementario o mínimo del impuesto sobre la renta, es decir, no puede divorciarse, tiene que haber una interrelación totalmente cruzada entre los dos.

"En materia del impuesto al valor agregado (IVA), hemos dicho y lo seguimos sosteniendo, que técnicamente el IVA tiene que ser un impuesto totalmente generalizado. Estamos de acuerdo en que debe haber una tasa del cero por ciento exclusivamente a las exportaciones y eventualmente debe haber un régimen de excepción o de exención o de tasa cero para muy limitadas actividades o áreas de la economía. No tan generalizado como hoy lo tenemos", dijo.

En materia del ISR, la AEF apoya la simplificación por lo que hace a las personas físicas, particularmente a los asalariados, donde tanto para el asalariado como para el patrón es muy complejo el cálculo del impuesto debido a que actualmente hay una tarifa básica, el subsidio, crédito al salario y el Servicio de Administración Tributaria tiene que publicar un amplio número de tarifas para poder cumplir con las obligaciones de retención.

En este punto, comenta Ibarra, coincidimos parcialmente con la propuesta del Ejecutivo porque nosotros estamos propugnando por una simplificación sustancial y ahora se va a lograr un poco en ese sentido. También opinamos que en materia de sueldos y salarios se amplíe la tarifa, por ampliar la tarifa entendemos que haya más renglones y no más impuesto, y eventualmente la reducción de tasas.

Particularmente con el IVA sentimos, continúa, que con una tasa del 15% y un régimen tan generalizado de excepciones es un impuesto muy ineficiente que podría tener una tasa que, dicho al azar, podría ser del 10% y ampliar el alcance por los conceptos. Entre menos tasa tengamos que pagar menor será el incentivo a evadir.

Para José Ibarra un ingrediente muy importante en el régimen fiscal es la fiscalización, ?cuando hablamos de fiscalización hablamos de eficiencia y no volumen, de calidad, en donde ya hay avances a partir de la especialización de las áreas del Servicio de Administración Tributaria. La especialización ayuda a tener un mejor enfoque de la auditoría y no en la fiscalización. No irnos a los enfoques tradicionales que son de gran molestia para los contribuyentes y de poca eficiencia para la recaudación?.

(*) José Ibarra Posada es Contador Público egresado de la Universidad Iberoamericana. Inició su práctica profesional en 1971 en el área de auditoría e impuestos. Es miembro del Colegio de Contadores Públicos de México, A.C., como miembro también del Instituto Mexicano de Contadores Públicos ha participado en la Comisión Fiscal desde 1983. Es miembro de la Academia de Estudios Fiscales de la Contaduría Pública y del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Fianzas