Metas tributarias

Objetivos planteados en el Plan Nacional de Desarrollo para modernizar el sistema tributario
 .  (Foto: IDC online)

Por mandato del artículo 26 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y lo previsto en los artículos 4o y 21 de la Ley de Planeación, el Gobierno Federal presentó el Plan Nacional de Desarrollo 2007?2012, que habrá de regir las acciones de Estado aplicables a toda la República para los próximos seis años. Dentro de esas acciones, en la política económica, se propone un crecimiento sostenido más acelerado y la generación los empleos formales que permitan mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos, para tener una mejor redistribución de la riqueza. Para ello, el Ejecutivo Federal pretende alcanzar los siguientes retos en materia de competitividad y eficiencia de la Hacienda Pública:

  • mejorar la administración tributaria fomentando el cumplimiento equitativo en el pago de impuestos y reduciendo la evasión fiscal, a través de la simplificación del sistema regulatorio, el combate a la evasión, contrabando y la informalidad, eliminando canales de elusión y racionalizando los gastos fiscales;
  • establecer una estructura tributaria eficiente, equitativa y promotora de la competitividad, impulsando:
    • la simplificación de los impuestos
    • flexibilizar el sistema tributario a las condiciones económicas
    • facilitar la rápida identificación de las obligaciones fiscales
    • equidad, dando un mismo trato fiscal a personas físicas y morales que están en condiciones económicas semejantes
  • garantizar una mayor transparencia y rendición de cuentas del gasto público, para destinar más recursos al desarrollo social y económico, basado en la evolución permanente de la Administración Pública Federal;
  • restablecer sobre bases más firmes la relación fiscal entre el Gobierno Federal y las entidades federativas; con ello, se propondrá que las participaciones federales se encuentren más asociadas a los incrementos recaudatorios de las entidades, y dotar de nuevas potestades tributarias a los gobiernos locales mediante un nuevo pacto fiscal federalista, y
  •  administrar de forma responsable la deuda pública para consolidar la estabilidad macroeconómica, reducir el costo financiero y promover el desarrollo de los mercados financieros.