Necesario cambiar la política fiscal

Para los expertos de GEA el plan contra-cíclico anunciado por el Gobierno Federal será insuficiente para evitar una recesión en 2009

Grupo de Economistas Asociados, GEA, presentó su famoso estudio sobre ?Situación y perspectivas económicas 2009? cuyo apartado final concentra sus propuestas de política fiscal. Estas propuestas se sustentan en lo crítico que será el 2009 respecto a empleo, balanza petrolera y política monetaria, a continuación lo más relevante del análisis presentado por este destacado equipo de economistas. 

Necesario cambiar la política fiscal: alerta GEA

Para los expertos de GEA el plan contra-cíclico anunciado por el Gobierno Federal será insuficiente para evitar una recesión profunda en 2009. A lo que se suma que el gasto en infraestructura observado en 2008 ha mostrado rezagos importantes tanto en el ejercicio del gasto, como en la dimensión requerida, por lo que resulta difícil suponer un cambio radical para el próximo año.

México, como la mayoría de los países que actualmente enfrentan un proceso recesivo, requiere un aumento importante del gasto público o una reducción de impuestos temporal para incentivar la demanda agregada del país. La necesidad de aumentar el déficit público puede aprovecharse para alcanzar un régimen fiscal más eficiente y aumentar, en el mediano plazo, la capacidad recaudatoria del Gobierno Federal. En ese sentido, una alternativa sería disminuir la tasa del IVA de 15% a 12% de manera temporal (sólo para 2009) acompañada de las siguientes medidas:

  • Compromiso de aumentar la base impositiva (alimentos y medicinas) a partir de 2010, aprovechando la composición de la nueva Cámara de Diputados.
  • Eliminación del ISR a partir de 2010.
  • Convergencia gradual a partir de 2010 en un periodo de seis años a un impuesto de tasa única (?flat tax?).

Precisiones que hace GEA en torno a su propuesta:

  • La disminución de tres puntos porcentuales en la tasa del IVA tendría un costo fiscal de aproximadamente medio punto porcentual del PIB.
  • Dadas las condiciones de la economía mundial este costo (equivalente a un aumento del gasto en la misma proporción) podría financiarse, por única vez, con un aumento del déficit público, que pasaría de 1.8% del PIB a 2.3%.
  • Hacerlo por esta vía tiene la ventaja de que se establecen las bases para ?limpiar? y eficientar el sistema impositivo.
  • Además, políticamente sería de gran aceptación en el corto plazo y posiblemente ?viable? en una negociación con el PRI después de las elecciones federales.
  • Adicionalmente el pacto fiscal podría acompañarse de un pacto federal para impulsar un mayor gasto de las entidades federativas financiadas con endeudamiento. Actualmente, los niveles de deuda de todos los estados del país se ubican en niveles muy bajos. 

Condición de los indicadores americanos

Es importante el seguimiento de la economía americana por aquello de que su gripa nos representa una bronquitis.

  • La preocupación por las condiciones del mercado laboral ha aumentado y la contracción del tercer trimestre fue más grande; la confianza se mantendrá en niveles bajos.
  • Las expectativas son pesimistas y la probabilidad de una recesión profunda en el primer semestre de 2009 va en aumento.
  • En octubre, la producción industrial estadounidense cayó 6.2% a tasa anual, provocada principalmente por la disminución de 11.9% en la producción automotriz.
  • El gobierno de Estados Unidos tendrá que lanzar un paquete fiscal importante en 2009 para contrarrestar los efectos de la recesión (adicional al paquete de 700 mil millones de dólares utilizado para evitar la quiebra financiera).
  • El problema de endeudamiento privado (familiar) no se ha resuelto.
  • El déficit externo no se ha terminado de corregir.
  • Su déficit fiscal no sólo no va a disminuir (como se requiere en el mediano plazo), sino que tenderá a incrementarse en 2009

Impactos sobre la economía mexicana

  • La recesión de 2009 será la primera que no hayamos ocasionado con nuestros propios desbalances (déficit público, déficit externo y sobre-endeudamiento privado).
  • Sin duda, estamos mejor preparados para aminorar los efectos externos, pero eso no implica que nos podamos aislar.
  • La población del país está consciente del impacto de la crisis.
  • GEA estima que el PIB y la demanda interna de 2009 se contraerán 1.0% y 1.3% respectivamente. Esta última dejará de ser motor de crecimiento para convertirse en lastre.
  • Durante 2009 se mantendrán las presiones sobre el tipo de cambio. Ante esto, el Banco de México difícilmente podrá reducir las tasas de interés o descontinuar el mecanismo de subasta de dólares.
  • El sector informal tendrá en un crecimiento al pasar de 11.7 millones de personas en 2008 a 12.5 millones de personas en 2009.

Fuente: Colaboración de Edith Ávila, Licenciada en Economía por la Universidad Panamericana con estudios de posgrado en derechos humanos, finanzas y seguridad social