Régimen impositivo en China

La tasa impositiva en aquel país es del 25%, tanto para las empresas extranjeras como para las nacionales

Ante la crisis económica mundial se ha detectado una tendencia por mejorar la recaudación en diversos países por ejemplo el régimen tributario de China, que tenía una jurisdicción con altos gravámenes, pero deficiente en la recaudación debido a la evasión fiscal y a los tratamientos preferenciales que existían en su sistema tributario, tales como:

  • el impuesto de sociedades (EIT) era del 33%, y constaba del tipo nacional del 30% más la tasa local del 3%, sin embargo, ese impuesto aplicable a las empresas de capital extranjero localizadas en varias Zonas de Desarrollo podía reducirse considerablemente, del 15% o al 24% según la Zona
  • las empresas de capital extranjero dedicadas a la producción, cuya antigüedad superaba los 10 años, disfrutaban de ?Moratorias del EIT?. A partir del primer año en que se generaban beneficios, estaban exentas de pagar el EIT durante los dos primeros años, y luego sólo pagaban el 50% del importe impositivo normal de la empresa para los tres siguientes años (a veces con un mínimo del 10%, según el emplazamiento)
  • tratándose de empresas dedicadas a la exportación, había reducción del 50% del EIT para cada año posterior al vencimiento de la moratoria fiscal estatutaria y de los incentivos, con un tipo mínimo del 10%, o una reducción del EIT local, y sujeto a los incentivos no tributarios regionales como la reducción o la exención de las tasas de uso de terrenos

Ante este panorama, China, para acatar sus compromisos con la Organización Mundial de Comercio (OMC) en cuanto al tratamiento nacional a todas las empresas, aunado a la recesión económica mundial, consideró prudente cancelar muchas de las políticas fiscales preferenciales relacionadas con la inversión extranjera.

El nuevo régimen unifica dos regímenes impositivos diferentes sobre los ingresos de las empresas nacionales y las de inversión extranjera (FIEs Foreign-Invested Enterprises), en un solo régimen impositivo, con un 25% de tasa impositiva sobre los ingresos.

Se cambia fundamentalmente el esquema de incentivos impositivos en ese país desde una situación que se basaba en gran medida en criterios geográficos a otra que se basa en los objetivos más recientes de desarrollo industrial y económico de China, representando un aumento en la carga impositiva del EIT para las empresas extranjeras.

Básicamente la tendencia a recrudecer la recaudación se sitúa en las reformas a la Ley del EIT, consistentes en:

  • instaurar una tasa impositiva del 25% tanto para las empresas extranjeras como para las nacionales
  • eliminar los incentivos disponibles en el régimen impositivo anterior
  • potenciar mediante incentivos a ciertos sectores