Efectos del estado de cuenta bancario

Efectos del estado de cuenta bancario

Actualmente, los estados de cuenta bancarios pasaron de documentos meramente informativos a documentos con efectos fiscales, e incluso a formar parte de la contabilidad del contribuyente persona física.

Derivado de las modificaciones a la Ley del Impuesto sobre la Renta, vigentes a partir de 2002, pero con aplicación real hasta 2003, los citados estados de cuenta jugarán un papel importante en la presentación de las declaraciones de las personas físicas.

Ciertamente, el documento será utilizado para poder efectuar la deducción de los intereses reales derivados de créditos hipotecarios, o en su caso, a efecto de determinar si existe saldo a cargo o a favor por esta clase de ingresos.

Dicho documento tiene el desglose de los intereses nominales y reales, indispensables para la presentación de la declaración del ejercicio, lo cual hace viable la deducción personal de intereses o la comprobación de haber pagado debidamente el impuesto por los intereses obtenidos, e inclusive la solicitud de un saldo a favor.

Esta constancia ya debió ser entregada por las instituciones financieras, por lo que en el caso de no contar con ella, resulta importante acudir ante ellas a solicitarla, pues no debe perderse de vista que es una obligación a su cargo y no una opción.

Por otro lado, no debe perderse de vista que los estados de cuenta podrán ser considerados como comprobantes fiscales, cumpliendo con ciertos requisitos, por lo cual las mencionadas instituciones deberán adecuarlos, de manera tal que no se tenga problema alguno para la deducción de erogaciones o acreditamiento de contribuciones.