Tenencia: constitucional

Tenencia: constitucional
 .  (Foto: IDC online)

El impuesto que mayor controversia y molestia ha causado es precisamente el de tenencia o uso de vehículos (ISTUV), de dudosa constitucionalidad, e incluso objeto de diversos juicios de amparo, que finalmente tuvieron eco y declararon la inconstitucionalidad del tributo.

Derivado de las declaratorias de inconstitucionalidad, en el ejercicio 2003 se modificó la LISTUV, a efecto de poder corregir sus vicios constitucionales.

No obstante, los especialistas consideraron que las reformas no combatían el problema de fondo, y se interpusieron varios juicios de amparo contra el cálculo de este impuesto.

En este momento, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha emitido las tesis XLI/2004 y XLII/2004, con las voces: TENENCIA O USO DE VEHÍCULOS. LA FÓRMULA PREVISTA POR EL ARTÍCULO 15-B DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, EN VIGOR A PARTIR DEL 1o. DE ENERO DE 2003, PARA DETERMINAR LA BASE DEL TRIBUTO, NO TRANSGREDE EL PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD TRIBUTARIA y TENENCIA O USO DE VEHÍCULOS. EL ARTÍCULO 15-B DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, EN VIGOR A PARTIR DEL 1o. DE ENERO DE 2003, QUE ESTABLECE QUE PARA DETERMINAR EL FACTOR DE AJUSTE DE AQUÉLLOS DEBE APLICARSE EL DE ACTUALIZACIÓN QUE SE OBTIENE CONFORME AL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN, NO TRANSGREDE EL PRINCIPIO DE EQUIDAD TRIBUTARIA, pendientes de publicación a la fecha de cierre de esta edición, donde declara la constitucionalidad del artículo tal vez más controvertido de toda la ley.

En efecto, se considera que no se vulnera el principio de proporcionalidad tributaria al atenderse al valor promedio del bien cuya tenencia y/o uso es objeto de éste, pues existe una base cierta, que es el valor del vehículo consignado en factura, del cual, una vez aplicados los diversos factores previstos en la ley, se obtiene su valor promedio, que es el tomado en cuenta para efectos del pago del impuesto, y no el relativo a su valor de mercado, ya que éste depende de cuestiones variables como el uso, el kilometraje o el estado de conservación, no relevantes para la determinación de la base impositiva.

Asimismo, no se ataca el principio de equidad tributaria, toda vez que la aplicación del factor de actualización para vehículos usados tiene como propósito obtener una base gravable acorde con el signo de riqueza que representa el vehículo para el contribuyente al momento de actualizarse la hipótesis de causación, lo cual justifica plenamente que tratándose de vehículos nuevos no se actualice su valor.