Establecimientos, ¡cuidado con los vales!

La multa prevista en la Ley de Ayuda Alimentaria por aceptar el pago de bebidas alcohólicas o cigarros mediante vales es de $358,960.00
 .  (Foto: IDC online)

La Ley de Ayuda Alimentaria para los Trabajadores, recientemente publicada en el DOF el 17 de enero del año en curso, tiene por objeto promover y regular la instrumentación de esquemas de ayuda alimentaria en beneficio del sector referido fomentando su inclinación a favor de una dieta correcta, así como la prevención de enfermedades vinculadas con una alimentación deficiente. En consecuencia, prevé candados para evitar tal auxilio se destine a productos que constituyen por sí mismos un daño para el consumidor, o sean utilizados para actividades no relacionadas con la adecuada provisión de víveres.

En esta tesitura, se contemplan las siguientes prohibiciones respecto a los vales de despensa o restaurantes, tanto impresos como electrónicos, con su respectiva sanción para los establecimientos mercantiles que las contravengan: 

Prohibición Sanción
  • Canjearlos por dinero, ya sea en efectivo o títulos de crédito
  • cambiaros o utilizarlos para comprar bebidas alcohólicas o productos del tabaco
  • usarlos para fines distintos a los de la Ley o para servicios distintos a su canje en restaurantes y establecimientos de consumo de alimentos en general o para adquirir despensas
  • retirar el importe de su saldo en efectivo, directamente del emisor o a través de un tercero, por cualquier medio (artículo 12)
Multa de 6,000 hasta 12,000 veces el salario mínimo general diario vigente en la zona económica de que se trate

Tales multas impactarían en gran medida a los establecimientos si contravienen la disposición legal, aunque la misma no da más detalles respecto a su aplicación, sin embargo, no por ello conviene pasarlas por alto.

Es congruente la Ley en sancionar a los negocios que aceptasen el cambio de vales por productos dañinos para la salud como los son los cigarros y las bebidas alcohólicas, si se toma en cuenta la fuerte campaña instaurada para evitar el consumo de esos productos por la población, misma que va desde el famoso alcoholímetro, hasta la alza a los productos del tabaco y sus correspondientes inserciones de pictogramas.