Que no te roben la identidad

Si no cuidas el manejo de tu información personal, corres el riesgo de que se use de manera incorrecta
 .  (Foto: IDC online)

Actualmente el robo de identidad es el delito de más rápido crecimiento en el mundo. Ocurre cuando un individuo o grupo organizado obtiene de forma ilícita datos personales y financieros y los usa sin conocimiento ni consentimiento del afectado, generalmente para obtener un beneficio económico de forma fraudulenta y delictiva.

 

¿Cómo obtienen mis datos y qué pueden hacer con ellos?

La forma de obtener datos personales y financieros de la víctima es muy variada, y ocurre tanto en el mundo real como en el virtual (Internet). El hecho de perder la cartera o la bolsa con documentación oficial, rellenar formularios en Internet, a través de la información contenida en recibos de banco o facturas que pueden obtenerse del buzón o de la basura; contestar encuestas telefónicas, personales o vía Internet, en las redes sociales, etc. 

Los fraudes por robo de identidad son igualmente variados: operaciones de préstamo al consumo, apertura de cuentas o tarjetas bancarias, contratación de servicios de telefonía, electricidad, etc.; compras a distancia, solicitud de préstamos e hipotecas y un sinfín de fraudes on line, tales como la venta a nombre de un tercero de algo que no existe, son tan sólo algunos ejemplos.

Sin embargo, el robo de identidad no solo conlleva un daño económico; además, las víctimas pueden ver dañada su reputación e imagen, siendo la recuperación y la restauración del buen nombre una tarea ardua, compleja y que, generalmente, suele traducirse en varios meses de esfuerzo y un importante desembolso económico.

Mexicanos ante el robo de identidad

CPP, líder mundial en productos de asistencia y protección, publicó el estudio “El consumidor mexicano y el robo de identidad”. Entre las principales conclusiones se desprende que nueve de cada diez mexicanos sabe qué es y en qué consiste este delito, aunque desconocen sus múltiples variantes y las maneras de solucionarlo. Además, cerca del 92% de la población mexicana se muestra preocupada por el Robo de Identidad.

Al preguntar por las cuestiones que más quitan el sueño a los mexicanos en relación con el robo de identidad, son muchas las que afloran. Las principales preocupaciones son el ser acusado de un delito que se haya cometido en su nombre, preocupación que tuvo más de la mitad de la muestra 57%, en tanto que para un 33% su preocupación es el hacerse cargo de los gastos para solucionar el problema.

Preocupados, más no ocupados

Aunque los mexicanos afirman estar preocupados por la posibilidad de ser sujeto de un robo de identidad, la mayoría no usan medidas adecuadas de protección de sus datos personales y financieros, lo cual facilita el robo de su identidad.

En este sentido, CPP dio a conocer que el 43% de los mexicanos nunca revisa sus estados de cuenta y el no hacerlo, le impide verificar cargos y cobros que se hacen de manera irregular o incluso puede no enterarse de que otra persona está usando su tarjeta o dinero de su cuenta.

Otro dato a destacar es que el 11% de los mexicanos continúan proporcionando datos personales por teléfono, a pesar de tratarse de personas desconocidas.

Así pues, parece que la inmensa mayoría de la población está preocupada por el robo de identidad, pero no pone medios suficientes para proteger sus datos personales y financieros, poniendo así en riesgo su propia seguridad.

Recomendaciones para la protección de datos personales

La firma CPP sugiere:

  • no tirar a la basura información personal, recibos bancarios, facturas de celular, etc., sin antes destruirla
  • no revelar datos personales en llamadas telefónicas de desconocidos
  • revisar los movimientos de cuentas bancarias con frecuencia por si existen cargos sospechosos
  • cancelar cuentas bancarias con poco o nulo movimiento, evitando que sean utilizadas por terceros
  • cerciorarse de que no falten cartas en el buzón o de que éste no haya sido forzado o abierto
  • no perder de vista la credencial IFE ni la tarjeta de crédito o débito cuando las uses en algún establecimiento
  • no lleves encima recibos bancarios ni los guardes en computadoras o soportes digitales
  • nunca introduzcas números de tarjetas de crédito en páginas no seguras. Las páginas seguras empiezan por “https” y tienen un icono en forma de candado de seguridad
  • cuando utilices banca online, asegúrate que la URL es la de tu banco realmente
  • utiliza un antivirus actualizado
  • ocupa contraseñas seguras (combinación compleja de números y letras, no utilizar las típicas respuestas de cumpleaños o el nombre de la mascota, etc)
  • nunca bajes, ni a la computadora ni al teléfono celular, archivos adjuntos que provengan de desconocidos
  • en las redes sociales, evita incluir datos como tu dirección postal, tu teléfono o tu fecha de nacimiento y mantén el perfil de privacidad lo más alto posible
  • cuida tus datos personales de la misma forma que cuidas tu salud o tu propiedad privada

Fuente: Comunicado de prensa CPP