Débil lucha al lavado de dinero

El interés de los empresarios en el combate al lavado de dinero ha disminuido, de acuerdo con una encuesta de la firma KPMG
 .  (Foto: IDC online)

Las encuestas

Como resultado de la Encuesta Global de Prevención de Lavado de Dinero 2011 de la empresa KPMG, se descubre que dentro de los consorcios ha bajado el interés en prevenir el lavado de dinero.

Otras prioridades son tomadas en consideración antes de evitar actos que impliquen esta actividad ilícita, pues el enfoque de la prevención disminuyó de 71% en 2007 al 62% en 2011 de manera general en las compañías, a la vez que dentro de los consejos que dirigen las empresas cayó en un 9% el interés en protegerse en contra de este delito.

La firma KPMG señala que las corporaciones han preferido implementar políticas que aseguren el avance y consolidación de los negocios, antes que darle importancia a evitar los contextos que puedan implicar sanciones.

Las evaluaciones

El pasado octubre el Grupo de Acción Financiera (GAFI o FATF, Financial Action Task Force, por sus siglas en inglés), sujetó a México a diversas evaluaciones para verificar el grado de cumplimiento de las “40 recomendaciones anti lavado y nueve en contra del financiamiento al terrorismo”.  

El GAFI, del cual México es miembro desde hace 11 años, es una organización intergubernamental creada en 1989 con el propósito de desarrollar y promover políticas internacionales para combatir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo en el mundo.

Actualmente nuestro país cumple con 24 de las 40 recomendaciones en materia de lavado de dinero, lo que lo ubica por encima del promedio de los países miembros de ese organismo.

Las 40 recomendaciones se centran básicamente en:

  • respecto al sistema jurídico, delimitar el alcance del delito de lavado de activos, así como las medidas provisionales a instaurar para evitarlo
  • tocante a instituciones financieras, evitar que la confidencialidad choque con la implementación de las 40 medidas, impulsando los procedimientos de debida diligencia, los cuales implican las políticas de identificación del cliente (que se han incluido en la iniciativa de Ley que pretende evitar el lavado), así como reportar las operaciones sospechosas
  • dirigidas a las autoridades, analizar y divulgar el posible lavado de dinero, llevando a cabo investigaciones que lo eviten

La realidad

En México aún no ha sido aprobada la Ley Federal para la Prevención e identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita y de financiamiento al terrorismo, enviada al Congreso por el presidente Felipe Calderón el 26 de agosto de 2010. Si bien el Senado aprobó la minuta de esta norma en abril de 2011, la Cámara de Diputados aún la estudia en comisiones.

Esta situación hace comprensible que el tema del lavado de dinero sea postergado en la mente del empresario, que prefiere enfocar sus esfuerzos en otras áreas del negocio.

No obstante, la Ley Federal contra la Delincuencia organizada, que se reformó el pasado 24 de octubre, incluye algunas disposiciones que remiten al Código Penal Federal sobre el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, conocido popularmente como lavado de dinero.