Diputados intentan reformar sistema penitenciario

La Comisión de Justicia de la Cámara baja pretende incorporar la figura de “juez ejecutor de sentencias” para atender a los presos del país
 .  (Foto: IDC online)

México necesita un nuevo sistema penitenciario debido a que el actual enfrenta “un enorme problema de corrupción”, con penales sobrepoblados en los que no es posible lograr la readaptación social de quienes infringen las normas, consideró Humberto Benítez Treviño (PRI), presidente de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados.

Actualmente existen 223,000 internos en todo el país, “el 60% son procesados y el 40% son sentenciados. Hay un enorme problema de corrupción que debemos atender; primero, con penales adecuados, porque hay sobrepoblación, entonces cualquier programa a implementar será un fracaso”, apuntó.

Para enfrentar esta problemática, la Comisión de Justicia aprobó un dictamen que expide la Ley Federal del Sistema Penitenciario y de Ejecución de Sanciones, norma que intenta incorporar el respeto irrestricto de los derechos humanos, y la aplicación del “principio constitucional de presunción de inocencia”, explicó la Cámara baja en un comunicado.

“Con este nuevo ordenamiento se establece un sistema de clasificación de internos, para distinguir entre procesados y sentenciados”. Así mismo, se crea la figura de “juez ejecutor de sentencias”, que estará encargado de ver la duración de las penas.

También, continuó Benítez Treviño, se proponen penales especializados para integrantes de la delincuencia organizada, ya que “hoy todos (los presos) están revueltos, por eso está colapsando el sistema”, enfatizó.

Este nuevo ordenamiento, reglamentario del Artículo 18 Constitucional, aún tiene que ser discutido y aprobado por el pleno de la Cámara de Diputados.

Sobre el actual uso de teléfonos celulares en las cárceles mexicanas, Humberto Benítez detalló que en cada uno de los 429 penales del país se deben poner antenas inhibitorias de señal. “Solamente hay 17 (antenas) en el país, y se ha descubierto que de las seis mil llamadas diarias por extorsión telefónica, el 90% provienen del interior de los reclusorios”, dijo el legislador.

“Sabemos que a pesar de que no están permitidos los celulares en los reclusorios existe una enorme corrupción dentro de ellos; entonces, esta nueva ley viene a terminar con este fenómeno”, concluyó.