Crean “consentimiento tácito” para donación de órganos

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal modificó la Ley de Salud para incluir esta figura a favor de los trasplantes
 .  (Foto: IDC online)

Los habitantes de la Ciudad de México deberán especificar que -en caso de fallecer- no desean que sus órganos sean donados, pues los integrantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal incluyeron en la Ley de Salud de la metrópoli la figura del “consentimiento tácito”, que permitirá la extracción de órganos y tejidos para trasplantes.

Las modificaciones a la Ley de Salud local, aprobadas por unanimidad, prevén dos tipos de donación: “Mediante consentimiento expreso y consentimiento tácito, estableciendo para este último que sólo aplicará la donación de órganos y tejidos una vez que se confirme la pérdida de la vida del disponente, y sólo podrán extraerse cuando se requieran para fines de trasplantes”, detalló la Asamblea capitalina.

Además, “habrá consentimiento tácito cuando la persona no haya manifestado su negativa a que su cuerpo o componentes sean utilizados para trasplantes”, siempre y cuando se obtenga también el consentimiento de sus familiares conforme a un orden de prelación, es decir, “el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante” del fallecido.

En cuanto al consentimiento expreso, agregó el órgano legislativo, este deberá constar por escrito y podrá ser amplio “cuando se refiera a la disposición total del cuerpo”, o limitado “cuando sólo se otorgue respecto de determinados componentes”.

De igual forma, los legisladores incorporaron la opción para que “el documento donde se exprese la voluntad de no ser donador de órganos” sea público o privado, o bien dicha negativa se haya expresado en los formatos que expida para tal efecto la Secretaría de Salud.

La reforma a la Ley de salud del Distrito Federal intenta fomentar la donación de órganos, pues en México “se enfrenta una necesidad real de aproximadamente 40 donantes por cada millón de personas”, aunque en realidad actualmente sólo se cuenta con siete donantes por cada millón. “Ello a pesar de que cada año fallecen unos 380,000 potenciales donadores”.