Conquista inversionistas para tu negocio

Revisa estas ideas que te pueden ayudar para conseguir el capital que requieres para iniciar tu negocio
.
 .  (Foto: IDC online)

Si estás por emprender un negocio, seguramente te encantaría encontrar personas que se interesen en el mismo y que quieran financiarlo. Por ello, te compartimos algunas de las recomendaciones ofrecidas en el panel "Confesiones de inversores de capital riesgo: por qué financiamos y por qué no" durante un reciente Congreso sobre Iniciativa Emprendedora 2012 de Wharton.

Asegúrate de contar con los elementos indispensables. Joe Cohen, director adjunto de la unidad de negocios y de tecnologías emergentes de Morgan Lewis precisó que para crear una empresa requieres de cuatro elementos indispensables: una idea nueva, un equipo de trabajo, un producto, y capital. La falta de una de ellas puede provocar que el proyecto no pueda llevarse a cabo.

Más que la idea, lo que está en juego es su ejecución. Gil Beyda, fundador y socio gerente de Genacast Ventures, empresa de capital riesgo asociada con Comcast Ventures señaló que para él una empresa emergente consiste en un 1% de buenas ideas y un 99% de ejecución. Es decir, no basta con la idea, hay que contar con un plan de trabajo y seguirlo para poder ejecutarla adecuadamente.

Plantéate las preguntas más difíciles al principio. Beyda sugiere al emprendedor que se plantee las preguntas más difíciles primero. Precisó que hay muchas empresas emergentes con "agujeros" en su modelo de negocio o en su investigación. El emprendedor invierte su tiempo y su vida en un proyecto, pero destina nulo o poco tiempo a pensar en la competencia, en el tamaño de la oportunidad que tiene ante sí o en la forma de estructurar algún tipo de defensa.

En tu primera cita con el inversor eres más importante tú que tu proyecto Josh Kopelman, inversor de riesgo que ayudó a fundar muchas empresas, entre ellas Half.com, Infonautics y TurnTide señala que en la primera presentación lo que realmente está a la venta es la imagen de uno mismo. El inversor necesita confiar en ti y en tus ideas para posteriormente observar el producto y su mercado a través de la "lente del emprendedor [...] observando la prioridad que él da a sus decisiones más importantes”.

Al vender tu idea, debes contar una buena historia. Rob Coneybeer, uno de los fundadores de Shasta Ventures, señaló que su objetivo es encontrar "emprendedores que sepan contar una buena historia, porque eso es lo que va a contribuir a la construcción de la marca".

Para ejemplificar esto preguntó a la audiencia: "¿Cuántos han leído algún libro de Stephen King, John Grisham o Danielle Steele?" Muchos levantaron la mano. "¿Y cuántos de los presentes han leído dos veces el mismo libro?" El número de manos levantadas disminuyó de forma significativa. Ese fue el gancho para hablar de Half.com, empresa especializada en la venta de libros usados y que fue adquirida por eBay.

¿Crees que si hubiera vendido su proyecto diciendo: “Voy a crear un mercado entre personas para productos de consumo usados en el ámbito de los medios de comunicación de masas" el impacto hubiera sido el mismo? ¡Claro que no!

La historia no puede ser una novela; tiene que ser un cuento breve, una especie de conversación de ascensor de dos minutos. Cuando cuentes la historia, habla del producto, y no de ti mismo. Tu producto mostrará quién eres y dirá lo que es preciso saber sobre tu empresa.

Hay que prepararse muy bien para las presentaciones, entender la competencia, el producto y al cliente. Cuánto mejor se prepare el individuo, más impactante e interactiva será la reunión de presentación.

Las dificultades casi siempre encubren oportunidades. Los emprendedores deben transformar dificultades en oportunidades, puesto que no hay iniciativa exenta de dificultad. Los obstáculos, el sudor y las lágrimas que trae consigo una idea pueden transformarla en un negocio factible. El dolor que supone el crecimiento de una empresa emergente ayuda a convertir una empresa excepcional en una organización líder de su segmento.