Explosión en Pemex fue por acumulación de gas

Autoridad no encuentra indicios de artefactos explosivos
Peritajes indican que la explosión en la petrolera fue causada por acumulación de gas (Foto: Cortesía presidencia de la República)
 Peritajes indican que la explosión en la petrolera fue causada por acumulación de gas (Foto: Cortesía presidencia de la República)  (Foto: Redacción)

La explosión en las oficinas de Petróleos Mexicanos (Pemex) fue causada por una acumulación de gas en los sótanos del edificio B-2, indicó el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

Se confirmó que no hay rastros de explosivos en la zona afectada, ni rastros de fuego, [y] no hay un solo objeto quemado, detalló el procurador.

Según Murillo Karam, la explosión fue difusa “lenta, horizontal y perfectamente definida”, principales características de las explosiones de gas.

“La explosión propició un efecto en la estructura de los pisos del edificio, que generó primero su impulso hacia arriba, y luego su caída”, y esa fue la principal causa de muerte en el edificio, explicó.

La tarde del 31 de enero se registró una explosión en el edificio B-2 del complejo administrativo de Pemex, ubicado en el centro poniente de la ciudad de México, la cual provocó la muerte de 37 personas y más de 100 heridos.

“Pensamos que puede ser gas metano” que hizo contacto con alguna chispa, dijo el funcionario en conferencia de prensa, acompañado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y el director de Pemex, Emilio Lozoya.

"La causa es clara, es una explosión de gas", afirmó Murillo Karam.

Según el peritaje, se descarta el uso de explosivos porque las vigas de acero del edificio no estaban fracturadas, los cuerpos de las víctimas no presentaban desmembramiento y ninguna tenía daño en los oídos que hubiera provocado un artefacto explosivo. Tampoco hay un cráter, característica de los efectos de artefactos explosivos.

Según el peritaje la explosión se provocó en el área en la que se llevaba a cabo el mantenimiento de pilotes en una zona incluso debajo del sótano, en donde se encontraban trabajando tres empleados de la firma Copicosa, cuyos cuerpos fueron los últimos en ser rescatados este fin de semana.

Con información de CNN México