Condusef alerta sobre prácticas nocivas de seguros

Bancos venden pólizas con engaños a usuarios de tarjetas de crédito
 Bancos venden seguros sin informar adecuadamente a los usuarios  (Foto: Redacción)

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) alerta sobre el ofrecimiento de seguros por parte de instituciones bancarias, el cual se realiza sin proporcionar al ciudadano la información suficiente que se requiere para contratar estos servicios.

Desde el inicio de 2013, la Condusef ha identificado dentro del Sistema de Supervisión de Reclamaciones por Transparencia (SURT), “nuevas tácticas nocivas por parte de algunos vendedores de seguros por teléfono”.

Estos vendedores, que son empleados de instituciones bancarias, llaman a los usuarios de Tarjetas de Crédito, les dicen que si hacen un solo pago por $180 pesos se les otorgará una póliza de seguro tanto para él, como para sus beneficiarios. “Posteriormente, el usuario se percata que dichos cargos son recurrentes, y a su vez, le resulta materialmente imposible cancelarlos”.

De igual forma, “llaman a los tarjetahabientes y ofrecen igualmente no cobrar la cuota de anualidad en la tarjeta de crédito, pero condicionado a que el usuario acepte un seguro por tres meses, el cual posteriormente no le es posible cancelar, y de cualquier forma se sigue cobrando la anualidad de la tarjeta”, precisó la Condusef en un comunicado.

Por último, llaman diciendo que por sorteo el usuario de la tarjeta de crédito ganó un seguro completamente gratis, a cambio de proporcionar los datos de su tarjeta. En los estados de cuenta posteriores le aparecen cargos por dicho seguro y no es posible cancelarlo.

En los primeros cuatro meses del año, sólo a través del SURT, la Condusef ha recibido un promedio mensual de 35 quejas. Se trata de usuarios que reportan la negativa de los bancos a cancelar esos seguros, los cuales fueron comercializados por teléfono en forma indebida.

Si bien podría parecer a primera vista una cifra relativamente baja, en función del número de tarjetahabientes, la realidad es que expresa “una tendencia que debe ser corregida”, advirtió la Condusef.