Auditoría ambiental ¿obligatoria?

Conozca las principales interrogantes que con mayor frecuencia realizan las empresas que pretenden auditarse en materia ambiental
 .  (Foto: IDC online)

La licenciada Estefanía Nevarez Bernal, distinguida abogada de Basham, Ringe y Correa, SC, resuelve las interrogantes que con mayor frecuencia realizan las empresas que pretenden auditarse en materia ambiental.

¿Cuándo es obligatoria la auditoría ambiental?

El Programa Nacional de Auditoría Ambiental en México se instrumentó en 1992, como consecuencia de eventos catastróficos como las explosiones de San Juanico, en el Estado de México, y en el Sector Reforma, en Guadalajara.

Dicho Programa se estableció como una herramienta voluntaria para abarcar aquellos aspectos no regulados por la normatividad, mediante acuerdos voluntarios entre las empresas y la autoridad, invitando a participar a empresas consideradas por su actividad de alto riesgo o por consumir gran cantidad de combustible o materias primas que también fueran de alto riesgo. Posteriormente se ha venido promoviendo que todas las industrias se integren al Programa.

Como ya se mencionó, la auditoría ambiental es un medio de cumplimiento de la ley por parte de las corporaciones, y consiste en la revisión metodológica de los procesos productivos de los establecimientos industriales, con objeto de revisar las condiciones de contaminación y riesgo bajo las cuales están operando, estableciendo el grado de cumplimiento de la normatividad ambiental; dicha revisión incluye aspectos no normados pero regulados bajo parámetros internacionales y de buenas prácticas de ingeniería, buscando así definir y motivar la adopción de medidas preventivas y/o correctivas necesarias para proteger el medio ambiente y a la población, todo ello bajo un esquema de manejo reservado de la información generada, de conformidad con las disposiciones jurídicas respectivas.

En ningún caso se trata de un mecanismo obligatorio para las empresas.

¿Todas las empresas deben llevarla a cabo?

La auditoría ambiental debe verse como herramienta de cumplimiento voluntario, la cual ha demostrado su efectividad y tiene ventajas que deben considerarse tales como la reducción de emisiones de residuos y descargas, que finalmente redundan en una producción más limpia y eficiente, al llegar, incluso, a la reducción de costos al lograr una baja en primas de seguros, uso eficiente de insumos en la producción, etc.

En nuestra experiencia, la auditoría ambiental, aunque sea sin fines de certificación oficial, conlleva beneficios que deben ser aprovechados por los diferentes sectores y/u organizaciones, ya que a través de ella se enfrentan problemáticas particulares de cada empresa de una manera preventiva.  Aunado a lo anterior, esta práctica permite tener un diagnóstico claro del cumplimiento de la empresa en relación con sus obligaciones ambientales y de esta forma busca oportunidades de mejora que reducen riesgos para la ella.

El Programa oficial de certificación en un principio únicamente consideró a las empresas de alto riego como candidatas a la auditoría ambiental, actualmente las organizaciones potencialmente sujetas de una auditoría son: empresas de servicios, comercio, que aprovechan recursos naturales, en especial hoteles, marinas, hospitales, gaseras, sector manufacturero y minero, entre otros, así como entidades municipales. 

Asimismo, se han incorporado al Programa empresas pertenecientes a los sectores industriales, gubernamentales y privados, por ejemplo, automotriz, químico y petroquímico, textil, farmacéutico, alimentos, etc. Igualmente sectores de servicio tales como hoteles, gasolineras, talleres automotrices, laboratorios clínicos, entre otros.

¿Debe efectuarla la autoridad (a través de quién y en qué momento)?

En realidad la compañía voluntariamente decide someterse al proceso de auditoría, ya sea para buscar una certificación oficial o no.  En caso de buscar la certificación, la empresa debe ingresar su solicitud ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).  Los trabajos se llevan a cabo en las instalaciones del solicitante con la empresa auditora de su elección, la que debe estar previamente aprobada por la autoridad, aunque sin ser parte de ella. 

Profepa interviene en el registro de la auditoría y en la verificación del reporte de la misma. Una vez que se cuenta con un plan de acción, se firma un convenio de certificación con la autoridad para que, con el cumplimiento del mismo, se entregue el Certificado de Industria Limpia.

El proceso aparece publicado en el sitio de Internet de la citada autoridad. Cabe mencionar que para que la Unidad de Verificación pueda incorporar a una organización al Programa Nacional Voluntario de Auditorías Ambientales debe dar cumplimiento a los requisitos previstos en  la Ley Federal sobre Metrología y Normalización y su Reglamento, así como a la norma NMX-EC-17020-IMNC-2000 y a los Términos de Referencia emitidos por la Profepa.

Como resultado del cumplimento del plan de acción, se otorga a aquellas instalaciones que han cumplido con los requisitos ambientales de la auditoría, certificados en tres niveles: Industria Limpia, Cumplimiento Ambiental y Calidad Ambiental, así como el Reconocimiento de Excelencia Ambiental.

A través del Certificado de Industria Limpia, la Profepa reconoce que, al momento de su expedición, la instalación opera con cabal cumplimiento de la legislación ambiental vigente, así como de los parámetros extranjeros e internacionales y buenas prácticas de operación e ingeniería que resulten aplicables. El Certificado otorgado tendrá una vigencia de dos años, el cual podrá ser refrendado a través de la realización de un diagnóstico ambiental, en los términos que establece el Reglamento de la materia.

¿En qué casos las empresas están en posibilidad de efectuar una auto-auditoría ambiental?

Como se indicó previamente, las empresas pueden en cualquier momento efectuar una auto evaluación de su cumplimiento ambiental.  Es especialmente recomendable antes de decidir proyectos importantes, tales como adquisiciones, ventas, fusiones, modificaciones de procesos e infraestructuras.  También es recomendable para corporaciones que ya tuvieron algún antecedente con alguna autoridad ambiental para ponerse al día e implementar procesos que faciliten el cumplimiento de las múltiples obligaciones que impone la legislación federal, estatal y municipal.

¿Cuáles son las ventajas que representa el efectuar la auditoría ambiental?

Además de las ventajas que ya hemos mencionado anteriormente, los beneficios tangibles para una organización que decide incorporarse al Programa Nacional de Auditoría Ambiental son:

  • Seguridad de cumplir con la legislación ambiental vigente
  • Evaluación integral de los procesos de la organización y su impacto con el medio ambiente, por parte de auditores ambientales avalados por la Profepa
  • Ahorros mediante el uso eficiente de materias primas y productos terminados
  • Reducción en los costos por concepto de pago de primas de seguros
  • Imagen "verde" de la organización ante la sociedad
  • Autorización del uso logotipo del Certificado a que se hace acreedor tanto en sus instalaciones, productos y papelería
  • Reconocimiento por parte de las autoridades
  • Se convierte en un antecedente favorable para la empresa ante inversionistas
  • Aplicación de la deducción inmediata, para efectos del impuesto sobre la renta