Avances en el registro electrónico

El desarrollo del Siger permitirá a mediano plazo integrar, en una base federal, los actos jurídicos comerciales, históricos y actuales

Entrevista al licenciado Oscar A. Margain Pitman, Director de Normatividad de la Secretaría de Economía (SE)

El Sistema Integral de Gestión Registral (Siger) garantiza la integridad de la información inscrita en el Registro Público de Comercio con el uso de la Firma Electrónica Avanzada (FIEL); está respaldado en una Base de Datos Central, y permite efectuar inscripciones y consultas por Internet.

En los Estados, cada municipio tiene su registro, ¿cuántos registros existen y cuántos tiene el sistema?

En este momento están trabajando 247 oficinas en todo el país, sólo falta el Distrito Federal (DF). Esas oficinas ya trabajan con el Siger, al cual se puede acceder por: la ventanilla de acceso físico y la electrónica. De la totalidad, aproximadamente son 110 oficinas a las que ya se puede acceder por Internet, y son las de principal tráfico mercantil. El objetivo no es crecer en número, sino en capacidad de atención en las principales oficinas. Si se incorpora el pago electrónico y el uso de Internet, podría reducirse el número de oficinas y que el acceso y trámite sea electrónico.

Solamente los fedatarios públicos tienen acceso al Siger, ¿cuál ha sido su respuesta ante este sistema?

La respuesta ha sido diversa. Los directivos de los colegios de notarios de todo el país lo han recibido con beneplácito y nos están apoyando; de hecho, hay una comisión integrada por la Asociación Nacional del Notariado Mexicano, AC, la SE, el Consejo Nacional de Vivienda (CONAVI), y el Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal, quienes revisan todos los problemas que presenta el Siger en su operación, a fin de resolverlos en conjunto e impulsar a todos los fedatarios para que se incorporen al sistema.

Asimismo, hay un grupo de notarios y corredores que están a favor de la modernización y son impulsores del uso de los medios electrónicos en los actos jurídicos. Sin embargo, también hay un grupo de notarios y corredores que quisieran que la transición fuera más sencilla; por ejemplo, estamos pidiendo dispositivos biométricos para proteger la FIEL para dar mayor seguridad jurídica, pero no a todos les gusta.

¿Cuáles son las ventajas y/o desventajas del Siger?

El Siger ofrece solamente ventajas, pero tienen un costo: migrar de un sistema tradicional basado en el papel y la firma autógrafa, a un sistema electrónico con una FIEL; ello implica un costo que a veces no se quiere pagar. Las ventajas son:

  • eliminar en el mediano plazo la figura del gestor, y los trámites se dejan de hacer a través de las ventanillas; es cierto que la gestoría puede ser una actividad lícita, pero también que puede haber prácticas indebidas, por lo tanto, se gana en transparencia
  • otorgar mayor seguridad, porque la FIEL es una tecnología segura y garantiza que los documentos no se alteren de ninguna forma, y sean los que autorizó en su momento el fedatario. También se realizan con mayor eficiencia porque las oficinas de los registros no tienen que ocupar personal para la atención al público y se dedican al análisis de las solicitudes presentadas
  • abaratar los costos al desaparecer los libros, pues ya no tendrán que mantenerse las bodegas para los archivos, que son antiguos y difíciles de manejar

Probablemente la desventaja sea que el sistema debe aprenderse a utilizar y no siempre funciona a la primera.

¿Cuál es la seguridad de los registros existentes, serán actualizados? ¿Qué seguridad se otorga a los usuarios en caso de solicitar un dato del historial?

Para que el Siger entrara en operación se hizo un proceso de captura histórica de aproximadamente 4.7 millones de actos en todo el país. Al estar esta información en medios electrónicos la custodia es de otro tipo; existe un respaldo en la base de datos central del Registro Público de Comercio (RPC), de tal manera de que si hubiera alguna discrepancia, se confirmaría allí. En cuanto al avance electrónico, cada vez los libros se usarán menos para tener algún respaldo, y lo que se espera es que, en el mediano plazo, esos libros se custodien solamente por su información de valor histórico y no jurídico, pues ya va a estar en las bases de datos del Siger. En el DF tenemos el reto de que son demasiados folios y se está trabajando en la migración de esa información, pero antes debe pasar por un proceso de depuración y limpieza para asegurar que la información es la correcta, depurada, con un alto grado de confiabilidad.

¿Cuál es el avance de captura de los archivos en toda la República Mexicana?

La captura realizada hasta la fecha es aproximadamente del 90%, pero falta el DF que se calcula tiene 6´000,000 de actos, pero no todos se capturarán porque no toda esa información es vigente.

¿Se tiene pensado algún tipo de interconexión remota con las Secretarías de Relaciones Exteriores o de Hacienda, considerando que actualmente se pueden tramitar remotamente los permisos y registros ante estas dependencias?

La finalidad es que las empresas sean creadas fácilmente; que los trámites no sean costosos; que sea muy fácil interoperar de un sistema a otro para obtener el Registro Federal de Contribuyentes y la inscripción en el RPC. Queremos que exista al menos un portal para facilitarles a los fedatarios realizar este tipo de trámites. Se está pensando que a mediano plazo, de una sola operación se puedan obtener distintos registros. Para ello, las dependencias de la Administración Pública Federal están trabajando para lograr trámites electrónicos y ágiles.

¿A cargo de quién se encuentra el pago de los derechos de registro?

Cuando se emitió el nuevo Reglamento del RPC, se estableció que el cobro de los derechos a cubrir por la inscripción de los actos correspondientes quede en los estados, entonces quien cobra los derechos son las entidades federativas, en virtud de que las oficinas del registro están en el mismo lugar y operan con su personal; ponen el local, personal y servicio, y la Federación pone los sistemas, los equipos y la capacitación. Entonces los derechos son locales.

En mi opinión, lo que se debe hacer es unificar los criterios para calcular los derechos en todo el país.

En cuanto al pago, ¿hay oposición por parte de los fedatarios porque no confían en el pago electrónico y ello provoque que acudan a las ventanillas?

No, en ese sentido ya hay aceptación, porque en la mayoría de los estados para cubrir varios servicios se usa el pago electrónico. En lo que sí hemos visto dificultad es en la idea de dejar el papel y la presentación física por el Internet.

Si se consideran los costos implicaría para los fedatarios el uso de Internet en este sistema, ¿existe algún tipo de programa que la SE hubiese manejado para apoyar la adquisición de las líneas o sistemas?

No en la Federación, pero sí en algunos estados donde se han otorgado algunos incentivos como equipos de cómputo a los notarios, y apoyado en la compra de los biométricos.

A partir del funcionamiento del Siger, ¿cuántas operaciones aproximadamente se han registrado?

La información que tenemos es que se están inscribiendo aproximadamente 160,000 actos al año. Es una buena métrica, pero va a crecer mucho más con el DF.

Conclusión

Una vez que esté en operación el RPC del DF a través de medios electrónicos, podrá hablarse de un sistema auténticamente nacional que ofrezca un mismo procedimiento en todo el país, unificado, con una base de datos nacional, y eso finalmente otorgará seguridad jurídica al empresario nacional y al inversionista extranjero. Por otra parte, el hecho de que faltaba el principal lugar en donde se desarrollan los negocios (el DF), también habla de que el sistema se enriquece mucho en términos de su utilidad social y su impacto.