Publicidad en bebidas no alcohólicas

Buscan regular la publicidad en alimentos y bebidas no alcohólicas para evitar el sobrepeso en la población infantil y adolescente

La comisión de Salud en la Cámara de Diputados tiene listo un dictamen de reformas a la Ley General de Salud, para regular la publicidad en alimentos y bebidas no alcohólicas, y evitar el sobrepeso y obesidad de la población infantil y adolescente.

El dictamen -de ser aprobado- obligará a la industria de bebidas a promover con veracidad las características de sus productos y a difundir los estilos de vida saludables.

Además de que la Secretaría de Salud deberá promover, en coordinación con la Secretaría de Educación Pública y los gobiernos de los estados, la actividad física, además de elaborar un programa nacional de nutrición, control de peso y obesidad, con especial atención en niños y adolescentes.

Se obligaría a que la publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas incluya de forma visual, auditiva o visual-auditiva, según sea el caso para impresos, radio, cine o televisión, mensajes precautorios de la condición de los productos y a su vez, mensajes que sean promotores de estilos de vida saludables.

"Es tan fuerte que ocasiona que un niño se motive a juntar dinero para comprarse un antojo que vio en televisión. Ocasiona cambios de conducta debido a la identificación con el producto y las expresiones verbales empleadas en el comercial, con las personalidades de los actores, o por ser el producto de moda entre los niños".

Actualmente, se conoce que siete de cada 10 mexicanos sufren de obesidad, en especial niños y adolescentes.

"Esta enfermedad afecta a 9.8 por ciento de este sector de la población, motivo por el cual se proponen reformas a la Ley General de Salud, a fin de contribuir al combate del sobrepeso y la obesidad, promoviendo hábitos de alimentación saludables y actividad física.

Refiere que el sobrepeso y la obesidad se relacionan con la mala nutrición, ya que de ella dependen una serie de situaciones que inciden en el desarrollo integral de cada ser humano.

Fuente: El Universal