Qué es y para qué sirve una fianza

Qué es y para qué sirve una fianza
 .  (Foto: IDC online)

La fianza es el contrato por el que una persona (llamada fiadora) distinta del deudor y del acreedor en una determinada obligación, se obliga con el acreedor a pagar dicha obligación en caso de que el deudor principal no lo haga.

El contrato de fianza puede ser entre el fiador y el acreedor, aun cuando el deudor lo ignore; o entre el fiador y el deudor, donde el fiador se compromete con el deudor a garantizar al acreedor el cumplimiento de la obligación de su fiado.

En la fianza es el fiador quien se vincula asumiendo solidariamente la obligación del deudor principal, porque la obligación del fiador es accesoria.

Entre acreedor y fiador, los efectos de la fianza se regulan sobre la base del principio de la solidaridad, en el sentido de que vencida la obligación, el acreedor puede dirigirse, si así se conviene, al fiador sin previa excusión del deudor principal. (Excusión, de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, proviene del latín excussio, onis, y significa derecho o beneficio de los fiadores para no ser compelidos ?obligar a alguien, con fuerza o por autoridad, a que haga lo que no quiere?, por regla general, al pago mientras tenga bienes suficientes el obligado principal o preferente.

La obligación que asume el fiador consiste en hacerse responsable de que el deudor principal ejecute o cumpla la obligación a su cargo,

Acorde con la doctrina hay varios criterios de clasificación de las fianzas siendo una de ellas la fianza civil y mercantil, ésta última existe cuando la obligación del deudor principal es mercantil; por ejemplo la fianza para garantizar la actuación de un consejero en una sociedad anónima; o bien cuando es una fianza de empresa, es decir, la que otorga una institución de fianzas dedicada a este tipo de negocios y con autorización o permiso y bajo el control de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

La fianza mercantil puede a su vez ser un contrato o una simple declaración unilateral de voluntad, que es lo que ocurre en las pólizas que expiden las instituciones de fianzas.