Recuperar la identidad usurpada

Recuperar la identidad usurpada
.
 .  (Foto: IDC online)

No hay soluciones sencillas cuando nos convertimos en una víctima de usurpación de identidad, cuando alguien roba su nombre e información de identificación para usarla en beneficio propio.

Si llega a ser víctima de un robo de identidad, lo que con frecuencia enfrenta es una larga y difícil jornada saturada de repetitivo papeleo y múltiples procesos impersonales, ya que debe demostrar ser quien dice ser, y no el delincuente que utilizó su identidad como si fuera usted.

No debe intentar resolver el problema de la usurpación de su identidad tratando de sorprender al ladrón. Es poco probable que encuentre a quienes cometieron el delito. Lo importante es determinar qué tan grave es el problema y resolverlo.

Las consecuencias de la usurpación se presentan aun después de haber borrado la información; los usurpadores de identidad son delincuentes inteligentes y venden la información a otros ladrones o esperan de seis meses a un año antes de usar de nuevo su información.

El robo de identidad es tradicionalmente un delito cometido por ?delincuentes de cuello blanco?; pero los grupos de crimen organizado lo están adaptando como el método preferido para financiar sus actividades ilícitas, por lo que su información puede llegar a manos de un gran número de ladrones desde el primer día.

Cuando detecte que ha sido víctima de este delito, póngase en acción.

El método efectivo para combatir la usurpación de identidad es precisamente la información.

No hay reglas inflexibles y rápidas, ya que cada caso es diferente.

Se pueden seguir algunos pasos básicos que sugieren los sitios de Internet de organizaciones gubernamentales y no lucrativas, tales como:

  • considerar todos los aspectos de su vida que pueden resultar afectados y analizarlos. Este enfoque es de particular importancia, pues todos los días se les ocurren nuevos métodos para tener acceso a la información personal, así como nuevas y sofisticadas formas de aprovecharla;
  • rastrear y documentar todo, organizadamente;
  • reunir tanta información como pueda;
  • organizar la información que lo identifique. La mayoría de las instituciones le pedirán copias de las tarjetas y documentos de identificación expedidos por su gobierno;
  • contactar con las autoridades de su localidad y presentar un informe del caso, ya que lo necesitará cuando lo exponga ante otras instituciones;
  • no esperar a que la policía le ofrezca mucha ayuda, a menos que cuente con evidencias ?reales?, debido a que frecuentemente carece de los recursos necesarios para atrapar al trasgresor;
  • notificar a los depositarios de su crédito y cualquier acreedor, prestamista, agencias de cobranza e instituciones financieras con las que usted se encuentre relacionado, que ha sido víctima de este delito y que necesita aclarar su situación, quienes lo enviaran a las áreas encargadas del manejo de fraudes, en donde podrá iniciar el proceso de restauración;
  • comunicar a las instituciones gubernamentales y privadas con las que trata, para las cuales puede ser necesario conocer su situación o aquéllas que pueden resultar afectadas, y
  • verificar que la organización o persona que le apoyará para resolver su situación tiene experiencia y es legal, en caso de requerir asistencia profesional.

Algunas instituciones privadas ofrecen los servicios de restauración de una identidad usurpada, otros sólo afirman ofrecer servicios de restauración de identidad, cuando lo que hacen es proporcionarle la misma información que se puede obtener gratuitamente por Internet; asimismo, hay otros tantos que ofrecen un amplio nivel de servicios y hacen gran parte del trabajo de restauración. Asegúrese de que la empresa que usted elija tenga experiencia que pueda demostrar con los resultados.

Durante los últimos años una amplia variedad de organizaciones gubernamentales y organizaciones no lucrativas han logrado importantes avances en el proceso pero, en el mejor de los casos, el camino por recorrer sigue siendo escabroso.

Si llega a resultar víctima de usurpación de identidad, no se dé por vencido, si lo hace permitirá que el delincuente lo haga su víctima más de una vez.