Riesgos ambientales antes de invertir

Riesgos ambientales antes de invertir
 .  (Foto: IDC online)

Los cambios en la legislación buscan castigar la violación de las normas y prácticas por delitos contra el medio ambiente al aumentar las responsabilidades civil, administrativa y penal de los infractores.

Combatir los riesgos ambientales relacionados con las actividades recurrentes de fabricación de productos, operación de procesos o prestación de servicios es ya una preocupación constante de las grandes corporaciones. Una empresa no sólo se debe preocupar por los riesgos de sus actividades de operación, sino también por los riesgos potenciales antes de optar por invertir en cualquier negocio; por ello, es preciso evaluar tanto los riesgos financieros, comerciales y contables, como los ambientales.

Al analizar una oportunidad de inversión, se debe verificar las condiciones físicas, las del proyecto, la obra en sí, si son correctas las certificaciones exigidas por ley, si no hay un mal dimensionamiento de los valores y cuáles son los riesgos de los activos y pasivos ambientales del lugar objeto de evaluación.

Las compañías deben asegurarse de estar siguiendo las exigencias federales, estatales y locales aplicables en todos los ámbitos, desde el agua y aire limpios, hasta desechos sólidos perjudiciales para la salud, toda vez que las violaciones pueden generar reclamaciones civiles e incluso la comisión de delitos.

Toda empresa está expuesta a riesgos en términos de responsabilidades directas o indirectas, individual o solidariamente, sin importar sus actividades, productos, servicios y asociaciones, por lo que aquéllas deben prevenir y cuidar los riesgos ambientales recurrentes en sus operaciones.

Muchas empresas no tienen seguro contra daños ambientales porque no perciben el riesgo que representa la compañía para el medio ambiente y terminan tratando de solucionar el problema cuando ocurre un accidente ambiental y luchando contra los gastos derivados de ese perjuicio.

El modelo actual de crecimiento económico ha generado un desequilibrio en el ecosistema, y si no se usan racionalmente los recursos ambientales y se practica un desarrollo sustentable ?buscando una conciliación entre el desarrollo económico y la preservación del medio ambiente?, a largo plazo, las consecuencias pueden ser irreversibles.

Fuente: www.krolllatinoamerica.com