México pierde competitividad

México ocupa el lugar 58 de una lista de 125 naciones de los menos competitivos a nivel mundial
 .  (Foto: IDC online)

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) Miguel Marón Manzur, ha dicho que México  cuenta con una economía muy abierta y por otro lado, la existencia de monopolios públicos y privados, principalmente en el sector eléctrico y en la telefonía, ha contribuido a la pérdida de competitividad del país.

La caída del país en materia de competitividad es preocupante porque está en un lugar que no corresponde al tamaño de su economía ni al volumen de sus exportaciones.

México es el país que ha firmado más tratados de libre comercio (TLC) y, paradójicamente, también es uno de los menos competitivos.

De 2001 a la fecha, México descendió 16 puestos y esa caída no se ha frenado.

Para Marón Manzur, la pérdida de competitividad y la falta de competencia pueden ser solventados, en parte, con una política industrial real, eficiente y de Estado.

En ese sentido recomendó al gobierno del presidente Felipe Calderón, en particular a la Secretaría de Economía (SE), que en el diseño de políticas para el desarrollo fabril se considere a Chile, Costa Rica y Panamá, que se encuentran mejor ubicados que México.

Otro punto que es fundamental para recuperar la competitividad perdida, es reducir las tarifas eléctricas, no sólo para la industria, sino también las residenciales.

La Canacintra sentenció que no se puede crecer si no se es competitivo, "y no todos los elementos que permiten incrementar o provocan la disminución en los niveles de competitividad corresponden o son imputables a las unidades productivas".

Según Miguel Marón, los industriales pueden avanzar en competitividad si se establece un fondo para el desarrollo tecnológico de las empresas, se apoya financieramente a los micronegocios, se amplía el contenido nacional de maquiladoras, se impulsan reglas claras y un ambiente "donde las finanzas estén en orden".

También se requieren "reglas tributarias adecuadas", planes de reestructuración de la educación acordes con las necesidades reales del sector productivo, y una asociación entre gobierno e IP para fomentar el crecimiento de la tecnología y la productividad, aún en las áreas más atrasadas de competitividad y apuntalarlas.

Para que el país pueda recuperar la competitividad perdida, el gobierno no sólo se debe enfocar en la reducción de tarifas eléctricas o la eliminación de monopolios, sino en temas como la corrupción.

En este último rubro, en los índices internacionales México está ubicado en el lugar 60, mientras que en materia de crimen organizado ocupa el 113.

Ante ello "necesitamos poner más atención en la corrupción y en los índices de inseguridad, ya que una mejora en este sentido representa el contar con más inversiones y, por ende, con un crecimiento sostenido".