Arbitraje para resolver controversias

Arbitraje para resolver controversias

La Asociación de Bancos de México y la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), el 8 de diciembre pasado firmaron un Convenio de Colaboración, cuyo objetivo es promover el arbitraje como un recurso ágil, imparcial y de bajo costo, que permite resolver las reclamaciones interpuestas por los usuarios en contra de la banca, sin llegar a los tribunales.

Entre las medidas convenidas, se encuentran:

  • someter los asuntos que no rebasen un monto de 30,000 unidades de inversión (aproximadamente $105,000.00) y no hayan podido ser resueltos ante las Unidades Especializadas de las instituciones de crédito, ni durante el procedimiento conciliatorio ante la Condusef;
  • usar el arbitraje como medio de certeza jurídica para las instituciones bancarias y como  forma de solución expedita, profesional, imparcial y de bajo costo para los usuarios;
  •  fortalecer los procedimientos para la solución de reclamaciones;
  • privilegiar los mecanismos extrajudiciales de solución;
  • disminuir los tiempos en los cuales se emitan las resoluciones;
  • crear una justicia más rápida y expedita para los asuntos de menor cuantía;
  • evitar el abandono de muchas reclamaciones por las implicaciones de costo y tiempo que acarrea el litigio tradicional;
  • obligar a la parte perdedora a hacer frente a los gastos del arbitraje;
  • sufragar, por parte de los bancos, los honorarios de los árbitros;
  • obligar a los bancos a cumplir con la resolución arbitral, sin acudir a otras instancias judiciales;
  • establecer a la Condusef como la última instancia administrativa que reciba casos definitivos de controversia;
  • impulsar el esquema de competencia voluntaria para dirimir conflictos, para ser resueltos en primera instancia en las Unidades Especializadas o a través de los procedimientos  extrajudiciales, como es el arbitraje en la Condusef;
  • seleccionar a los árbitros de la lista elaborada por la Condusef, pudiendo la ABM incluir árbitros, y
  • comprometer a los bancos a someterse al arbitraje, sin obligar al usuario al mismo.