Protegerse ante alteración de productos

Protegerse ante alteración de productos
 .  (Foto: IDC online)

La facilidad de copiar la presentación y el envase original de muchos productos, incluyendo las cubiertas protectoras o de seguridad; la falta de control respecto a quienes pueden conocer fórmulas y procesos para elaborarlos, y la posibilidad de trasladar fácilmente equipos de proceso de un lugar a otro, impidiendo la localización de la fuente, afecta la reputación e imagen de las empresas y sus productos, causando desconfianza entre los consumidores.

Cuando la empresa afectada se da cuenta de la referida adulteración es necesario que para identificar y concretar líneas de investigación y resolver el problema, proceda a:

  • analizar la forma en que se tuvo conocimiento del producto contaminado, el cual en ocasiones es enviado por el extorsionador a la empresa, o bien se le informa a esta última donde puede ser localizado;
  • analizar la composición del producto para determinar su origen y fuentes de suministro de su materia prima;
  • realizar, en la medida de lo posible, una investigación de empleados y exempleados de la empresa, principalmente aquellos vinculados con la producción, incluyendo la revisión de antecedentes laborales y familiares;
  • dar aviso de inmediato al asesor legal para iniciar las acciones procedentes y dar intervención a las autoridades correspondientes, independientemente de la necesidad de informar a los consumidores;
  • retirar del mercado el producto objeto de la adulteración, y en su caso, de la falsificación;
  • establecer las responsabilidades y actividades de cada funcionario para que cada uno de ellos conozca qué acciones debe tomar, y
  • reforzar aspectos de seguridad del resto de productos elaborados o distribuidos por la empresa.

En la falsificación de productos la persona o personas responsables tratan de que su detección tome el mayor tiempo posible y normalmente se conoce a través de la fuerza de ventas.

Lo recomendable en estos casos es tratar de obtener la mayor información posible de los establecimientos en que se encuentren estos productos antes de proceder en su contra pues, además de no resolverse el problema de fondo, dificulta la identificación del proveedor de los mismos.

En esta clase de asuntos es precisamente la investigación profesional lo que permite combatirlos de la mejor manera, y en su oportunidad, acudir a las autoridades competentes para proceder legalmente en contra de los responsables y pueda asegurarse la mayor cantidad de mercancía, así comola maquinaria utilizada para su producción.